Inicio > Desarollo y medio ambiente > Cambio Climático

Pueblos indígenas y cambio climático

Evaluaciones locales y mundiales confirman que el clima de la Tierra está cambiando. Los niveles, tanto actuales como previstos, de exposición a sensibilidades relacionadas con el clima, así como los límites y las restricciones a la capacidad adaptativa, significan que algunos entornos y pueblos están más expuestos al cambio climático y que son significativamente más vulnerables a su impacto y a las consecuencias a largo plazo que otros. Los pueblos indígenas dependen de los recursos naturales para su subsistencia y a menudo viven en ecosistemas variados aunque frágiles. Al mismo tiempo, los pueblos indígenas se encuentran entre los más marginalizados, empobrecidos y vulnerables del planeta. Así las cosas, mientras los pueblos indígenas sufren la catástrofe del cambio climático, tienen un acceso mínimo a los recursos para hacer frente a esos cambios.

Una cuestión de derechos humanos

Las consecuencias de los cambios en los ecosistemas tienen implicaciones en la manera en la que los pueblos indígenas usan, protegen y gestionan la vida salvaje, la pesca y los bosques; y eso afecta a los usos tradicionales de especies y recursos importantes desde un punto de vista cultural y económico. Sin embargo, para los pueblos indígenas el cambio climático no es simplemente una cuestión de cambios físicos de los entornos en los que viven. Muchos consideran el cambio climático como una amenaza para sus medios de vida y temen que su economía y que su uso de los recursos se vean amenazados, a lo que seguirá una erosión de la vida social y del conocimiento y las cultura ancestrales. Así pues, para los pueblos indígenas el cambio climático no es solamente una cuestión de medioambiente sino también una cuestión de derechos humanos.

A pesar del impacto del cambio climático en los pueblos indígenas y en su conocimiento tradicional, los expertos internacionales casi siempre pasan por alto sus derechos así como las contribuciones de incalculable valor que su conocimiento tradicional, sus innovaciones y sus prácticas pueden aportar a la investigación mundial en el ámbito de soluciones para el cambio climático. Con un discurso global sobre el cambio climático centrado en entender cómo podemos adaptarnos científica y técnicamente, además de cómo mitigarlo, los pueblos indígenas se enfrentan con la posibilidad de que el cambio climático comprometa todavía más sus posibilidades para adaptarse y hacer frente a los cambios sociales y medioambientales.

Iniciativas para mitigar el cambio climático

Además del cambio climático en si, las iniciativas nacionales e internacionales para mitigar el cambio climático que se están desarrollando suponen una amenaza adicional a la seguridad de la tendencia de los pueblos indígenas, a su sustento y a sus economías, porque sus derechos reconocidos internacionalmente y su conocimiento tradicional se pasan por alto. Se han creado varias instituciones de mitigación, nacionales e internacionales; instituciones que no toman necesariamente en consideración las visiones y los intereses de los pueblos indígenas pero con las que sin embargo los pueblos indígenas tienen que relacionarse y negociar.

Participación en los debates internacionales sobre cambio climático

En los procesos nacionales, regionales e internacionales, como la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), donde se debaten, se negocian y se diseñan las políticas de mitigación del cambio climático, los pueblos indígenas lo tienen muy difícil para que sus voces sean escuchadas y para que sus preocupaciones se tomen en consideración. A diferencia de la Convención sobre Diversidad Biológica (CDB), donde el Foro Internacional Indígena sobre Biodiversidad (FIIB) es un organismo asesor de la Convención, la CMNUCC no proporciona un espacio similar para los pueblos indígenas. Además de los obstáculos a su participación y su influencia, la mayoría de pueblos indígenas piensan que la CMNUCC es demasiado científica y difícil de entender y no están al corriente de sus distintos procesos internos, como el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), el comercio de emisiones y el Programa de Reducción de Emisiones de Carbono causadas por la Deforestación y la Degradación de los Bosques (REDD).