• Pueblos indígenas en Botsuana

    Pueblos indígenas en Botsuana

El Mundo Indigena 2020: Botsuana

Botsuana es un país de 2,250,000 habitantes que celebró su 50º año de independencia en 2016. Su gobierno no reconoce a ningún grupo étnico específico como indígena, y en cambio sostiene que, todos los ciudadanos del país son indígenas. Sin embargo, el 3,14% de la población se identifica como perteneciente a un grupo indígena.

Entre ellos se encuentran los San (conocidos en Botsuana como los Basarwa), que suman cerca de 66.000, los Balala (2150) y los Nama (2600), un pueblo de habla Khoekhoe. En el pasado los San eran tradicionalmente cazadores-recolectores, pero hoy en día la gran mayoría está constituida por pequeños productores agropecuarios, trabajadores ganaderos o personas con economías mixtas. Pertenecen a un gran número de subgrupos, la mayoría con sus propios idiomas, entre ellos los Ju/’hoansi, Bugakhwe, Khwe-ǁAni, Ts’ixa, ǂX’ao-ǁ’aen,!Xóõ, ǂHoan, ‡Khomani, Naro, G/ui, G//ana, Tsasi, Deti, Shua, Tshwa, Cuaa, Kua, Danisi y /Xaise. Los San, Balala y Nama se encuentran entre los pueblos más desfavorecidos de Botsuana, con un alto porcentaje que vive por debajo del umbral de pobreza. Entre los San, se estima que solo 300 personas son cazadores-recolectores de tiempo completo (0,5 % del número total de los San en Botsuana).

Botsuana es signatario de las convenciones internacionales sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), sobre los Derechos del Niño (CRC) y sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (CERD), y votó a favor de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (UNDRIP). Sin embargo, no ha firmado el Convenio N.º 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre pueblos indígenas y tribales. No hay leyes específicas sobre los derechos de los pueblos indígenas en el país ni el concepto de pueblos indígenas está incluido en la Constitución de Botsuana. Botsuana participó en la 18o periodo anual de sesiones del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas (UNPFII) en Nueva York (del 22 de abril al 3 de mayo de 2019).

La República de Botsuana, la democracia multipartidista más antigua de África, celebró su 13ª elección el 23 de octubre de 2019.  Mokgweetsi E. K. Masisi, del Partido Democrático de Botsuana (BDP, Botswana Democratic Party), ganó las elecciones para presidente, conservando así su cargo. Dos individuos San, Jumanda Gakelebone, de Nueva Xade, y Xukuri, de D’Kar, fueron elegidos para el Consejo del distrito de Ghanzi, que se presentaba bajo el partido político Paraguas para el Cambio Democrático (UDC, Umbrella for Democratic Change).

Cambio climático

Como país principalmente semiárido, Botsuana está haciendo frente a los impactos del cambio climático. Algunos de esos efectos son el aumento de las temperaturas, los cambios en los patrones de las precipitaciones, los cambios en la distribución de las especies y los problemas de enfermedades que afectan a los cultivos y el ganado, que constituyen gran parte de los medios de subsistencia de muchos miembros botsuana. El 21 de mayo de 2019 el presidente Mokgweetsi Masisi declaró una sequía para el periodo comprendido entre el 1 de julio de 2019 y el 30 de junio de 2020.1 Se destinaron más de 90 millones de dólares de los EE. UU. para hacer frente a la sequía.

Las organizaciones San señalaron que las comunidades San eran especialmente vulnerables a la sequía debido a su ubicación geográfica en  el país y al hecho de que muchas de ellas ya se encontraban en zonas con escasez de agua.2 Los miembros de la comunidad San contribuían activamente a los esfuerzos de Botsuana para combatir el cambio climático. Los representantes de las organizaciones San trabajaron con miembros de otras ONG para apoyar a la delegación de Botsuana en la 25ª Convención de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), celebrada en Madrid del 2 al 15 de diciembre. Aunque ningún San asistió a la convención, trabajaron con otros para apoyar a la delegación de Botsuana en la petición de normas más estrictas para la emisión de carbono y el apoyo a los países pobres más gravemente afectados por el cambio climático. Se informó que los San también ayudaron a los investigadores al compartir sus conocimientos tradicionales de la ciencia del clima.3

El activismo de los San

Muchos San se dedicaron a trabajar para solucionar los problemas de sus comunidades en 2019. El Consejo Khwedom de Botsuana (BKC, Botswana Khwedom Council), un grupo que representa los intereses de los San de Botsuana, ha estado trabajando para asegurar los derechos sobre la tierra de los San que viven en la Isla del Jefe (Chief’s Island) en el delta del Okavango, un destino principal para los turistas internacionales de alto nivel. El jefe de la tribu batawana ha reclamado recientemente la propiedad exclusiva de la isla, pero el Consejo ha intervenido ante la Junta de Tierras de Tawana para detener la reclamación. La tierra en cuestión “...pertenecía a las comunidades San de Gudigwa, Khwai y otras que la utilizaban para expediciones de caza antes de la llegada de la tribu batawana”, dijo el Consejo en una carta a la Junta de Tierras.4

El 12 de julio se celebraron reuniones entre los San de diversas partes del país y el ministro de Gobierno Local y Desarrollo Rural en Gaborone y el 18 de agosto en Maun. Los San recomendaron mejoras en los servicios a las comunidades San y la necesidad de que los niños San reciban educación en su lengua materna.5 A pesar de estos y otros esfuerzos de la comunidad San, no se produjeron cambios en la política del gobierno hacia ellos en 2019. El Ministerio de Gobierno Local todavía no ha respondido a las recomendaciones de los San que asistieron a las reuniones; y no ha habido cambios en sus políticas y procedimientos en relación con los San que viven en la Reserva de Caza del Kalahari Central (CKGR, Central Kalahari Game Reserve).6 El representante del Gobierno de Botsuana ante el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas, Slumber Tsogwane, reiteró la posición del Gobierno de que todos los botsuana son indígenas, lo que menoscaba la reivindicación de los San de la indigeneidad.

Reserva de Caza del Kalahari Central

Representantes de la ONG Natural Justice (NJ) visitaron Ghanzi y Gaborone en febrero de 2019 con el fin de obtener autorización para trabajar en la Reserva de Caza del Kalahari Central y llevar a cabo consultas con los residentes San en relación con sus necesidades. Dicha solicitud fue denegada por el Departamento de Vida Silvestre y Parques Nacionales.

Un equipo de investigación de la Sociedad Geográfica Nacional visitó la Reserva en marzo y abril. El equipo visitó cuatro de las cinco comunidades San en la Reserva y habló con un total de 140 personas. Cuatro de las cuestiones que los miembros de la comunidad en el Kalahari central destacaron durante la visita fueron: 1) la necesidad de suministros adicionales de agua en el Kalahari central, 2) la esperanza de que se restablezcan las licencias especiales de caza (SGL, Special Game Licenses) para los miembros de la comunidad de la Reserva, 3) el deseo de las comunidades de la Reserva de poder establecer sus propios fideicomisos comunitarios y de tener mayor participación en el turismo en el Kalahari central, y 4) el deseo de las comunidades de que el Gobierno permita que el abogado británico Gordon Bennett tenga el visado necesario para trabajar con la población de la Reserva en la preparación de documentos jurídicos. Posteriormente, en diciembre, se envió una petición al Ministerio de Gobierno Local y Desarrollo Rural pidiendo formalmente que se permitiera al Sr. Bennett regresar a Botsuana para ayudar a la población del Kalahari central.7

La población de la Reserva expresó su especial preocupación por la desigualdad en la cobertura del Programa de Desarrollo de las Zonas Remotas y la Política de Indigencia del país y otros programas de la red de seguridad social. Las comunidades que viven por debajo del umbral de pobreza y los grupos vulnerables, como las madres embarazadas y lactantes, los huérfanos y las personas con discapacidad, reciben alimentos y otro tipo de apoyo. En algunas zonas, como la Reserva de Caza del Kalahari Central, los San y los Bakgalagadi informan que no se proporcionan suficientes alimentos.

La prohibición de la caza en Botsuana

En 2019, el presidente Masisi propuso poner fin a la prohibición de la caza impuesta por su predecesor, el teniente general Seretse Khama Ian Khama, en 2014. La decisión de revocar la prohibición se tomó en mayo de 2019, y a finales de ese año se expidieron licencias de caza para elefantes y otras especies, aunque con cierta confusión en cuanto a quiénes tenían derecho a esas licencias.8 Es importante señalar que no se emitieron licencias de caza de subsistencia, lo que tuvo graves consecuencias para las comunidades de zonas remotas. En el pasado, esas comunidades tenían esas licencias para cazar “para la olla”. Desde que sus derechos de caza cesaron, ha sido difícil para los residentes de estas comunidades, compuestas en su mayoría por pueblos indígenas, obtener suficientes proteínas en sus dietas.

Botsuana fue uno de los principales países del sur de África que pidió la apertura de las ventas de marfil de elefante en el 18o periodo de sesiones de la Conferencia de las Partes (COP) de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), celebrada en Ginebra (Suiza). Esas ventas habrían proporcionado fondos

más que necesarios para la conservación de la vida silvestre en el país. A esta reunión, celebrada del 17 al 29 de agosto de 2019, asistieron dos individuos San de Botsuana. Sin embargo, los miembros de la CITES votaron en contra de la aprobación de las ventas legales de marfil de elefante.

En 2019 se informó que la caza furtiva de elefantes en Botsuana había aumentado considerablemente, aunque se discutieron las causas del aumento.9 Los habitantes se quejaban de que los elefantes invadían sus cultivos y destruían sus puntos de agua, y no estaban satisfechos con las políticas de compensación por daños de la vida silvestre del Departamento de Vida Silvestre y Parques Nacionales. A menudo se culpó a los pueblos indígenas de participar en la caza furtiva, aunque nunca se presentó ninguna prueba sólida para respaldar este argumento.

Un desafortunado incidente ocurrió en la zona de Dobe, en el oeste de Ngamiland, en donde se encuentra la mayoría de las comunidades Ju/’hoan San. El 24 de noviembre de 2019 una partida de caza, dirigida por dos cazadores profesionales con licencia de Botsuana, mató a cinco elefantes, uno de los cuales llevaba un collar de radio. Hubo quejas sobre esta caza por parte de los Ju/’hoansi de Dobe, incluido un representante del Comité de Desarrollo del Pueblo Ju/’hoan, Dahem Xixae, quien dijo que el Departamento de Vida Silvestre y Parques Nacionales no había consultado con la comunidad sobre la caza, ni los cazadores profesionales habían informado a la comunidad de que la caza ocurriría. Los Ju/’hoansi sostuvieron que no se beneficiaban de los cazadores de safari que operaban en su zona y que no habían recibido ninguna compensación a pesar de que esta zona era una zona de caza controlada por la comunidad (CCHA).10 El 15 de diciembre, el Departamento de Vida Silvestre y Parques Nacionales suspendió las licencias de los dos cazadores profesionales implicados en la matanza ilegal de elefantes.11

Derechos de las tierras indígenas

En 2019 no se concedieron derechos de tenencia de la tierra a ninguna comunidad o individuo San en virtud de la Política de Tierras de Botsuana, y al menos una comunidad San se vio privada de esos derechos. Qarin//axo, una gran zona del oeste de Ngamiland al norte de Dobe, habitada en su mayor parte por los San, fue asignada ilegalmente a un individuo no San por la Subjunta de Tierras de Nokaneng en el distrito Noroeste. A finales de 2019 no se había dado respuesta a las solicitudes a la Junta de Tierras de Tawana, la Administración del distrito Noroeste, el Ministerio de Tierras y Vivienda y la Oficina del Presidente (OP).12

Un aspecto positivo fue que se concedió a una comunidad Khwe San cerca de Kareng, en el distrito Noroeste, el derecho a trasladarse a Xhorotshaa, la cual los 300 Khwe consideraban que estaba en su tierra ancestral. El Gobierno proporcionó viviendas y un pozo en previsión del reasentamiento, que la comunidad apoyó en gran medida.13 Esto fue un acontecimiento positivo para los San afectados, aumentó sus derechos de tenencia y supuso el regreso a sus tierras ancestrales, de las que habían sido expulsados hace décadas.

En Ngamiland, otra comunidad Khwe dijo que las autoridades del distrito Noroeste les dijeron que tendrían que renunciar a sus derechos de utilizar leña, pastos, peces y otros recursos silvestres dentro del Okavango, que es un sitio designado por las Naciones Unidas como Patrimonio de la Humanidad. Sin embargo, el Comité del Patrimonio Mundial garantizó que la gente debía poder conservar sus derechos dentro de los Sitios de Patrimonio Mundial, algo que también ocurre para el otro Sitio de Patrimonio Mundial de Botsuana, las colinas de Tsodilo.

Cuestiones relativas a la minería en Botsuana

Una cuestión importante que preocupa a los San en Botsuana es la de la minería. La mina Gope (Ghagoo), que ocupa una superficie de 760 km2 en la Reserva de Caza del Kalahari Central, ha estado inactiva desde 2017. Fue vendida por Gem Diamonds a la empresa minera Pro Civil de Botsuana por millones de dólares en 14 A finales de 2019, la producción no había comenzado, pero al menos cinco individuos San estaban empleados en la mina de diamantes de Ghagoo mientras esta permanecía inactiva en estado de “cuidado y mantenimiento”, y su situación laboral actual es incierta. Los San de todo el país expresaron su preocupación por la industria minera, argumentando que las técnicas que utilizaban, como el fracking (fractu ra hidráulica), estaban causando terremotos y otros daños ambientales.15También les preocupaba la concesión de licencias de prospección a empresas internacionales y con sede en Botsuana sin consultar con los San y con otras personas que vivían en las zonas donde se asignaban los contratos de arrendamiento.

En junio de 2019 la empresa minera Sandfire Resources de Australia compró Khoemacau, la zona de cobre y plata que se extiende desde la parte septentrional de las granjas de Ghanzi en el distrito de Ghanzi hasta la zona de Toteng del distrito Noroeste (Ngamiland). Los San en la zona, se quejaron de no haber sido informados sobre el estado de la mina de cobre y plata ni de los programas de responsabilidad social corporativa (RSC) de Sandfire Resources.16 Los San constituyen la mayoría de la población del bloque de cobre-plata en el norte de Ghanzi y en el sur del distrito Noroeste, muchos de ellos extremadamente pobres y gravemente afectados por el cambio climático y las actividades mineras.

El futuro

Los San, Nama y Balala buscan un mayor acceso a la tierra y a los recursos naturales, y esperan que el nuevo gobierno de Masisi cumpla sus compromisos con las políticas de Botsuana relativas a las comunidades de zonas remotas, las personas marginadas, las minorías, las mujeres y los niños. Las negociaciones que tuvieron lugar en 2019 con los funcionarios gubernamentales y las declaraciones que el gobierno hizo en diversas conferencias, convenciones y reuniones internacionales les dan cierta esperanza de que hay perspectivas de mejoras futuras en materia de derechos humanos y equidad social para las comunidades indígenas y marginadas.

Notas y referencias

  1. Oficina del Presidente 2019a. Declaración de sequía para 2019-2020. 21 de mayo de Gaborone: Despacho del Presidente
  2. Declaraciones de los San en una reunión con el ministro de Gobierno Local y Desarrollo Rural, Maun, agosto de
  3. Sunday Standard Reporter Los basarwa ayuda con la investigación de la sequía (Basarwa Help with Drought Research). Sunday Standard, 13 de mayo de 2019.
  4. Kebinakgabo, Tlotlo Los basarwa detienen la demanda de Kgosi Tawana por tierras (Basarwa Halt Kgose Tawana’s Demand for Land). The Botsuana Gazette, 22 de diciembre de 2019.
  5. Actas de las reuniones de los San con el ministro de Gobierno Local y Desarrollo Rural, 12 de julio y 18 de agosto de
  6. Informe del Comité de Residentes de la Reserva de Caza de Kalahari Central al Fondo del Pueblo de Kalahari, 18 de diciembre de
  7. Memorando del Comité de Residentes de Kalahari Central, 8 de diciembre de
  8. Keakabetse, Bonniface Botsuana La rifa de licencias de caza deja a muchos perplejos después de la disputa por 8 permisos de caza de elefantes (Raffle for Hunting Licenses Leaves Many Bemused After Scramble for 8 Elephant Permits). Mmegi en línea 27 de septiembre de 2019.
  9. Harvey, Ross Los elefantes en la sala los mitos que comunican la política de caza de Botsuana. (The Elephants in the Room – the Myths Informing Botswana’s Hunting Policy) Daily Maverick 29 de mayo de 2019; Schlossberg, Scott, Michael J. Chase, y Robert Sutcliffe 2019. Evidencia del creciente problema de la caza furtiva de elefantes en Botsuana. (Evidence of a Growing Elephant Poaching Problem in Botswana) Current Biology 29: 1-7.
  10. Pinnock, Don Indignación por la “poco ética” caza de elefantes en Botsuana. (Outrage over ‘unethical’ Botswana elephant hunt) Daily Maverick, 11 de diciembre de 2019.
  11. BBC Botsuana cancela las licencias de los cazadores por matar elefantes. (Botswana cancels hunters’ licenses for killing elephant) Londres: BBC News, 15 de diciembre de 2019.
  12. Kalahari Wildlands Trust, comunicación personal, 12 de diciembre de 2019
  13. Pelontle, Kedirebofe Botsuana: Xhorotshaa toma forma. (Botswana: Xhorotshaa Takes Shape) Botsuana Daily News, 21 de febrero de 2019.
  14. Jamasmie, Cecelia Gem Diamonds sale de Botsuana con 5.4 millones de dólares por la venta de la mina de Ghaghoo. (Gem Diamonds exits Botswana with $5.4m Ghaghoo mine sale). Africa Diamond, 20 de junio de 2019; Segaetsho, Tsaone 2019. Pro Civil hereda la maldición de los basarwa. (Pro Civil inherits Basarwa curse) Weekend Post, 16 de septiembre de 2019.
  15. Representante de Letlhakane del Consejo de Khwedom de Botsuana, comunicación personal, 26 de junio de 2019
  16. Empleado del rancho Bokamoso, distrito de Ghanzi, comunicación personal, 14 de noviembre de 2019

Robert K. Hitchcock es miembro de la junta del Fondo para los Pueblos del Kalahari (KPF, Kalahari Peoples Fund), una organización sin fines de lucro dedicada a ayudar a las personas del sur de África.

Judith Frost es una editora e investigadora con base en Nueva York que ha estado involucrada en los asuntos de los pueblos indígenas durante muchos años.

 

Este artículo es parte de la 34ª edición de El Mundo Índigena. La publicación es un resumen de los principales acontecimientos que los pueblos indígenas han vivido. Descarga El Mundo Indígena 2020 aquí

CONTINÚA CONECTADO

Sobre nosotros

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) es una organización global de derechos humanos dedicada a promover, proteger y defender los derechos de los pueblos indígenas. Conócenos

 

 

Mundo Indígena

Nuestro anuario, El Mundo Indígena, ofrece un informe actualizado de la situación de los pueblos indígenas en todo el mundo. Descargar El Mundo Indígena

Reciba información actualizada mensualmente cuando se suscriba a nuestro boletín de noticias

Contáctanos

Prinsessegade 29 B, 3er piso
DK 1422 Copenhague
Dinamarca
Teléfono: (+45) 53 73 28 30
Mail: iwgia@iwgia.org
CVR: 81294410

Informar posible mala conducta, fraude o corrupción

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto