Los pueblos indígenas tienen la clave para salvar el bosque restante de Myanmar?

Myanmar tiene algunas de las áreas forestales más grandes que quedan en Asia, pero también algunas de las tasas de deforestación más altas del mundo. Un mayor enfoque en el papel de los derechos de los pueblos indígenas y el uso de su conocimiento a través de iniciativas como REDD + es esencial para salvar los bosques y reducir las emisiones de CO2 en el país del sudeste asiático.

La naturaleza de Myanmar tiene una gran diversidad y riqueza superior al medio ambiente en los países vecinos. En 2016, los bosques remanentes del país cubrían el 43 por ciento de la tierra, sin embargo recientemente, la velocidad de la deforestación ha aumentado significativamente. De hecho, entre 2010 y 2015, Myanmar registró la tercera mayor área de deforestación a nivel mundial.

Los pueblos indígenas son cruciales para la conservación de los bosques de Myanmar

El objetivo oficial del Gobierno es proteger y conservar los bosques en el 40 por ciento del territorio de Myanmar para 2030. Sin embargo, las áreas que hasta ahora han recibido el estatus oficial de protección siguen experimentando una alta tasa de degradación de los bosques. Una publicación reciente (enlace) encontró que en 2014, solo el 24% de los bosques de Myanmar se clasificaron como bosques permanentes y que un tercio de los 2,07 millones de hectáreas de bosques intactos perdidos entre 2002 y 2014 se encontraban dentro de estas áreas.

“El gobierno no puede administrar y controlar todo el bosque porque no tiene los recursos para hacerlo. Los pueblos indígenas son muy importantes para un manejo forestal sostenible en el futuro ”,

explica Myo Ko Ko. Es gerente de programas en Promoción de los Indígenas y la Naturaleza Juntos (POINT, por sus siglas en inglés), una organización de pueblos indígenas que trabaja para promover los derechos de los pueblos indígenas y proteger la naturaleza en Myanmar.

En la última década, varias publicaciones internacionales han descubierto que el reconocimiento de los derechos territoriales de los pueblos indígenas es una forma efectiva, si no la mejor, de proteger los bosques remanentes del mundo. Sin embargo, en un país en el que el gobierno no reconoce a su población indígena de entre 15 y 20 millones de habitantes, todavía hay un largo camino por recorrer. Los recientes esfuerzos mundiales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y el flujo de dinero que sigue a los proyectos verdes en los países en desarrollo podrían traer cambios al status quo.

La financiación climática ofrece una ventana de oportunidad para los pueblos indígenas y los gobiernos

La deforestación y la degradación de los bosques son reconocidas como uno de los principales impulsores del cambio climático. Las estimaciones calculan que alrededor del 15 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero provienen de la degradación de los bosques. Como una solución para evitar esto, la iniciativa de reducción de emisiones por deforestación y degradación forestal (REDD +) fue creada por las Naciones Unidas con el objetivo de "reducir, detener e invertir la cobertura forestal y la pérdida de carbono en los países en desarrollo".

Desde diciembre de 2011, el gobierno de Myanmar ha trabajado en el desarrollo de "implementación de salvaguardas" y proyectos piloto para que los proyectos REDD + puedan ser utilizados para detener la deforestación en el país. El concepto de "Consentimiento Libre, Previo e Informado" (CLPI) es uno de los pilares principales en las directrices de REDD + y ha brindado a los pueblos indígenas en Myanmar la apertura que necesitan para involucrarse como habitantes y custodios principales de las áreas forestales.

" Llamamos a los métodos anteriores para proteger el bosque 'Green Grabbing'. Cuando el gobierno optó por conservar un área forestal, los habitantes fueron expulsados sin que se les permitiera volver a ingresar y reunir los recursos de los que han vivido durante generaciones", explica Myo Ko Ko.

Con la inclusión del CLPI en las salvaguardas de REDD +, los habitantes del área forestal deben ser incluidos, informados, consultados y ofrecer su consentimiento libremente. Esto es crucial para garantizar los derechos de los pueblos indígenas.

Los derechos de los pueblos indígenas son reconocidos paso a paso

La organización de Myo Ko Ko, POINT, se estableció en 2012 para aprovechar la oportunidad de promover un enfoque basado en los derechos para la conservación de la naturaleza en el marco de los programas REDD + y la ambición del gobierno de implementarlos en áreas en las que los pueblos indígenas han vivido durante siglos.

"Antes no hablamos de nuestros derechos. El programa REDD + nos ha ayudado a hablar sobre derechos humanos y derechos sobre la tierra con las autoridades locales ”, explica Myo Ko Ko.

Uno de los proyectos que promueve los derechos de los pueblos indígenas se inició en 2016 con el apoyo de IWGIA y el financiamiento de la Iniciativa Internacional sobre el Clima y los Bosques de Noruega (NICFI). El proyecto crea conciencia y capacidad sobre REDD +, los derechos de los pueblos indígenas y los derechos sobre la tierra a través de la sensibilización en las comunidades locales, el mapeo de sus territorios y la capacitación sobre cómo vincularse con los gobiernos locales. Estas iniciativas han mostrado resultados concretos, como lo demuestra una de las comunidades que inició un diálogo con una empresa y recibió una oferta de compensación por parte de sus tierras perdidas.

Fortaleciendo la voz de las mujeres indígenas

Otro enfoque importante del proyecto es mejorar la participación de las mujeres indígenas en los procesos de toma de decisiones de las comunidades. Tradicionalmente, la voz de las mujeres no es tan evidente como el hecho de que ninguno de los 330 municipios de Myanmar tiene una administradora municipal femenina. Desafortunadamente, esta discriminación de género también es evidente en la mayoría de las comunidades indígenas. Sin embargo, a través de la sensibilización, el proyecto ha logrado aumentar el compromiso de las mujeres indígenas y su participación es cercana al 50% en varias de las actividades de capacitación tanto a nivel local como nacional.

La inclusión de mujeres indígenas en los procesos de toma de decisiones es crucial, porque a menudo tienen la responsabilidad de cuidar el hogar y dependen en gran medida de los recursos forestales para hacerlo. Debido a esto, a menudo están incluso más atentas a la importancia del bosque y tienen un vasto conocimiento de cómo manejar los bosques de manera sostenible y protegerlos para las generaciones futuras.

"El bosque es la vida de las mujeres indígenas y la cuidarán, porque es un miembro de la familia", explica Nu Ra, una asistente de programa en POINT.

Lea más sobre la importancia del bosque y el cambio climático para los pueblos indígenas en Myanmar en esta publicación (Inglés) reciente sobre el tema >>

Etiquetas: Acción Climátca, Climate action

Últimas noticias de Acción Climática por país

Sobre nosotros

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) es una organización global de derechos humanos dedicada a promover, proteger y defender los derechos de los pueblos indígenas. Conócenos

 

 

Mundo Indígena

Nuestro anuario, El Mundo Indígena, ofrece un informe actualizado de la situación de los pueblos indígenas en todo el mundo. Descárgalo aquí

Contáctanos

Prinsessegade 29 B, 3er piso
DK 1422 Copenhague
Dinamarca
Teléfono: (+45) 53 73 28 30
Mail: iwgia@iwgia.org
CVR: 81294410

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto