• Pueblos indígenas en Eritrea

    Pueblos indígenas en Eritrea

El Mundo Indígena 2021: Eritrea

Eritrea alberga una sociedad cultural, étnica, lingüística y religiosamente heterogénea. A pesar de ello, tiene un Estado altamente centralizado y unitario. Su Gobierno tiene el monopolio y ejerce el control total del aparato estatal, así como de todos los recursos nacionales y naturales que pertenecen al pueblo eritreo. Sin recursos legales disponibles, los derechos de los pueblos indígenas y de las minorías siguen viéndose gravemente restringidos. Eritrea no cuenta con un marco legislativo ni institucional nacional que proteja los derechos de las minorías o de otros grupos sociales que reivindican su indigeneidad.

En el contexto eritreo, la referencia a los pueblos indígenas se basa principalmente en la reivindicación de la indigeneidad llevada a cabo por algunos grupos étnicos como los Afar, los Kunama, los Saho y los Nara.[1] Últimamente, un movimiento político de reciente creación, conocido como Agazian, también está realizando reivindicaciones radicales de indigeneidad. Debido a la situación política extremadamente cerrada de Eritrea, organizaciones o defensores que representan a dichos grupos étnicos reivindican sus derechos fuera del país (en los círculos de la diáspora). El país no cuenta con una Constitución operativa ni un Parlamento que funcione. Nunca ha celebrado elecciones nacionales libres y justas. Los derechos a la libertad de asociación y de expresión están gravemente restringidos. Los derechos de los pueblos indígenas no están formalmente reconocidos, ni existen organizaciones representativas que los defiendan.

En particular, desde 2001, el país ha seguido sufriendo una crisis política agravada que ha dado lugar a violaciones generalizadas y sistemáticas de los derechos humanos, descritas por una Comisión de Investigación de las Naciones Unidas como crímenes contra la humanidad.[2] Rara vez se dispone de datos fiables sobre el número exacto de grupos étnicos y lingüísticos en Eritrea, incluidos datos desglosados sobre la situación socioeconómica de los grupos indígenas. Eritrea es un Estado parte del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD), el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y el Comité de los Derechos del Niño (CRC), pero no del Convenio 169 de la OIT ni de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (UNDRIP). Existe una enorme brecha entre los compromisos asumidos en los tratados que Eritrea ha firmado y la práctica real del Gobierno.

Un problema continuo de graves violaciones de los derechos humanos

En general, Eritrea sigue siendo un país muy difícil no sólo en cuestión de los derechos de los pueblos indígenas sino también para el disfrute de los derechos y libertades fundamentales por parte de su población en general. Esto se debe al problema generalizado de las violaciones de los derechos humanos en el país, que está claramente documentado en los dos principales informes de la Comisión de Investigación de las Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos en Eritrea (COIE).[3] Desde la publicación del primer capítulo/artículo sobre Eritrea en el informe anual en 2017, la situación general de los derechos humanos, incluida la situación de los derechos de los pueblos indígenas en Eritrea, no ha mostrado ninguna mejora significativa.

En este contexto, y para el período que se examina (de enero a diciembre de 2020), este capítulo se centra en tres acontecimientos importantes que tienen una relación directa con el disfrute de los derechos y libertades fundamentales de los pueblos indígenas en Eritrea. Se trata de acontecimientos relacionados con: 1) el COVID-19; 2) un conflicto armado recién iniciado en la provincia septentrional de Etiopía (el Estado Regional de Tigray), con implicaciones de largo alcance para los pueblos indígenas de Eritrea que viven a lo largo de la frontera común entre ambos países; y 3) una nueva reivindicación de indigeneidad realizada por el movimiento político radical Agazian.

El impacto del COVID-19

Según las cifras oficiales del gobierno eritreo, el país tiene uno de los números más bajos de casos notificados de COVID-19 en África. Hasta el 14 de enero de 2021, se ha informado de un total de 1.805 casos de coronavirus, de los cuales 1.014 personas se han recuperado y sólo seis han fallecido. Hay 785 pacientes recibiendo tratamiento en el hospital.[4] Desde marzo de 2020, el país se encuentra en un bloqueo casi total, con implicaciones de gran alcance para la seguridad alimentaria y otros elementos vitales para la supervivencia. Las restricciones debido al COVID-19 incluyen el bloqueo total del transporte público a nivel nacional desde marzo de 2020, lo que dificulta la vida de la población. Debido a la falta de transparencia imperante y a la profunda crisis política del país, es difícil calibrar con precisión el impacto de la pandemia en los pueblos indígenas. Además, a pesar del bloqueo continuo, el Gobierno sigue reclutando a los ciudadanos en un programa de reclutamiento militar indefinido, como señaló el 20 de septiembre de 2020 la Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en Eritrea.[5]

Las implicaciones de una paz esquiva con Etiopía

En julio de 2018, Eritrea y Etiopía firmaron un nuevo acuerdo de paz destinado a resolver un prolongado estancamiento político de dos décadas que se remonta a un conflicto fronterizo de 1998-2000. Había grandes expectativas sobre el potencial duradero de este nuevo acuerdo de paz. Sin embargo, el nuevo proceso de paz se ha visto afectado por el deterioro de la crisis política en la parte norte de Etiopía (el Estado Regional de Tigray), con el que Eritrea comparte su frontera más larga de más de 1.000 kilómetros.

Desde principios de noviembre de 2020, se ha producido un conflicto armado en el Estado Regional de Tigray, en Etiopía, en el que varias fuentes creíbles han informado de la participación activa de tropas eritreas, incluido un comandante de alto rango del ejército etíope (aunque el Gobierno eritreo nunca ha admitido oficialmente tales afirmaciones).[6] Los grupos armados han atacado los principales campos de refugiados en Tigray y, como resultado, los refugiados eritreos en esos campos (incluidos los que reclaman su indigeneidad) se han visto expuestos a varios niveles de peligro, tales como el secuestro, el asesinato y el retorno forzoso a Eritrea.[7] En cuestión de un mes, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) emitió dos declaraciones oficiales en las que expresaba su profunda preocupación por la difícil situación de los refugiados eritreos en Etiopía. En una declaración oficial del 14 de enero de 2021, el director de la Agencia de la ONU para los Refugiados dijo:

Estoy muy preocupado por la seguridad y el bienestar de los refugiados eritreos en esos campos. Llevan muchas semanas sin recibir ninguna ayuda. Además, y lo que es más preocupante, sigo recibiendo muchos informes fiables y relatos de primera mano sobre la falta de seguridad actual y las denuncias de graves y angustiosas violaciones de los derechos humanos, como asesinatos, secuestros selectivos y devoluciones forzosas de refugiados a Eritrea. Los informes sobre nuevas incursiones militares en los últimos 10 días coinciden con las imágenes de satélite de fuente abierta que muestran nuevos incendios y otros signos de destrucción recientes en los dos campamentos. Estos son indicios concretos de importantes violaciones del derecho internacional.[8]

En relación con este asunto, el 27 de enero de 2021 el gobierno de Estados Unidos emitió su declaración más contundente desde el inicio del conflicto, en la que exigía la retirada inmediata de las tropas eritreas de Tigray y expresaba su gran preocupación por el retorno forzoso de los refugiados eritreos de Tigray a Eritrea por parte de los soldados eritreos.[9] En cuanto a la difícil situación de los refugiados eritreos en los cuatro principales campos de refugiados[10] de Etiopía, es necesario el cese inmediato de las hostilidades en la zona y el restablecimiento de servicios de protección completos por parte de la ACNUR y otras agencias humanitarias. Desde el comienzo del conflicto armado en Tigray, las autoridades etíopes han ignorado en gran medida el llamamiento de toda la ONU para que se permita el acceso pleno y sin obstáculos a los campos de refugiados, incluso después de que las autoridades afirmaran que el “grupo rebelde” de Tigray había sido derrotado a finales de noviembre de 2020.

Reivindicaciones nuevas y contrapuestas de la indigeneidad

En los últimos años, la escena política eritrea ha visto surgir un movimiento político nuevo y radical, conocido comúnmente como Agazian o Hermandad Agaziana. El término Agazian se refiere literalmente a los hablantes de la antigua lengua geez, que actualmente sólo se encuentra en los servicios litúrgicos, principalmente en las iglesias ortodoxas eritreas y etíopes.

En un periodo de tiempo relativamente corto, Agazian ha atraído una amplia base de apoyo en varios lugares de la diáspora eritrea. El movimiento declara abiertamente que quiere establecer un Estado cristiano ortodoxo tigrinya en lo que ahora es Eritrea y la parte norte de Etiopía (el Estado Regional de Tigray). Al hacerlo, propaga su objetivo político utilizando una retórica antimusulmana y abiertamente militante, dándose a sí mismo la apariencia de una organización política nacionalista extremista y de extrema derecha, lo que tiene consecuencias muy importantes para la intensificación de las divisiones dentro del ya díscolo panorama político de la diáspora eritrea. Un elemento concreto de relevancia directa para el discurso sobre los derechos de los pueblos indígenas es la reivindicación del movimiento que dice lo siguiente:

Según los Agazianos, la población autóctona de Eritrea (y del norte de Etiopía) son los hablantes de Tigrinya, que son cristianos ortodoxos, por lo que prácticamente todos los demás son considerados inmigrantes extranjeros. Los Agazianos definen su ideología política “no sólo por la identidad compartida que reivindican, sino también por un enemigo común: cualquiera que no sea tigrinio y cristiano ortodoxo, y en particular todos los musulmanes”.[11] El movimiento, que también muestra un alto nivel de propensión al sionismo,[12] ha empezado a desafiar las concepciones tradicionales de la indigeneidad articuladas por otros grupos étnicos eritreos más pequeños, como los Afar, Kunana, Nara y Saho. A excepción de los Kunama, se cree que los otros tres grupos étnicos son comunidades totalmente musulmanas.

Como nueva forma de identidad política o étnica, es necesario investigar a fondo la reivindicación de indigenismo de los Agazianos. Este movimiento es, en parte, una continuación de la larga historia de un discurso dicotómico sobre la identidad, enmarcado como cristiano-trigrinya e islámico-árabe.[13] El movimiento introduce una nueva constelación en el discurso eritreo sobre los derechos de los pueblos indígenas. Además, ahora y en el futuro, este nuevo acontecimiento planteará retos críticos para la tan esperada transición de Eritrea a la democracia, en la que todas las cuestiones relacionadas con la protección de los derechos y libertades fundamentales, incluidas todas las reivindicaciones de la indigeneidad, tendrán que abordarse de forma democrática. Se espera que la aparición de un movimiento político radical, del tipo de Agazian, haga que la próxima era postdictadura del país esté cargada de incertidumbre, porque sólo en esa era postdictatorial podrán resolverse de forma significativa todas las cuestiones pendientes y las reivindicaciones de indigeneidad.[14]

Daniel Mekonnen es un consultor independiente con sede en Ginebra y exjuez del Tribunal Provincial Central de Eritrea. En su trabajo académico y en su práctica, se ocupa de cuestiones apremiantes relacionadas con el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, el Derecho Internacional de los Refugiados, la Justicia Transicional, la Migración Forzosa y las cuestiones de Paz y Seguridad Mundial. Puede obtener más información sobre su trabajo en: https://www.danielmekonnen.com/.

Este artículo es parte de la 35a edición de El mundo indígena, un resumen anual producido por IWGIA que sirve para documentar e informar sobre los desarrollos que han experimentado los pueblos indígenas. Encuentra El Mundo Indígena 2021 completo aquí

Notas y referencias

[1] Según el capítulo de El Mundo 2020  de IWGIA sobre Eritrea, la población total de este país se estima entre 4.4 y 5.9 millones de personas. De ello se deducen las siguientes cifras: Afar (entre el 4 y el 12% de la población total), Kunama (2%), Saho (4%) y Nara (>1%).

[2] Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. “Primer informe de la Comisión de Investigación sobre los Derechos Humanos en Eritrea” (First Report of the Commission of Inquiry on Human Rights in Eritrea). A/HRC/29/42, 4 de junio de 2015; Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. “Segundo informe de la Comisión de Investigación de la ONU sobre los Derechos Humanos en Eritrea” (Second Report of the UN Commission of Inquiry on Human Rights in Eritrea). A/HRC/32/47, 8 de junio de 2016.

[3] Ibid. Véase también, Tronvoll, Kjetil, y Daniel R. Mekonnen. El estado de guarnición africano: el desarrollo político y de derechos humanos en Eritrea (The African Garrison State: Human Rights and Political Development in Eritrea). James Currey, 2014.

[4] ሚኒስትሪ ዜና፡ "ሓበሬታ ካብ ሚኒስትሪ ጥዕና" (Ministerio de Información, “Información del Ministerio de Sanidad”). Shabit, 14 de enero de 2021. Disponible en https://shabait.com/2021/01/14/%e1%88%93%e1%89%a0%e1%88%ac%e1%89%b3-%e1%8a%ab%e1%89%a5-%e1%88%9a%e1%8a%92%e1%88%b5%e1%89%b5%e1%88%aa-%e1%8c%a5%e1%8b%95%e1%8a%93-46/.

[5] ACNUDH. “Declaración de la Sra. Daniela Kravetz, Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en Eritrea” (Statement of Ms Daniela Kravetz, United Nations Special Rapporteur on the situation of human rights in Eritrea). 75.ª Cumbre de la Asamblea General, Asuntos Sociales, Humanitarios y Culturales (Tercera Comisión), 26 de octubre de 2020. Disponible en https://www.ohchr.org/EN/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?NewsID=26439&LangID=E.

[6] “General etíope dice que las tropas eritreas entraron en Tigray: Video clip” (Ethiopian general says Eritrean troops entered Tigray: Video clip). Reuters, 7 de enero de 2021. Disponible en https://www.reuters.com/article/uk-ethiopia-conflict-idUKKBN29C2L4.

[7] ACNUR. “Declaración atribuible al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, sobre la situación en la región etíope de Tigray” (Statement attributable to the UN High Commissioner for Refugees Filippo Grandi on the situation in Ethiopia’s Tigray región). 11 de diciembre de 2020. Disponible en

https://www.unhcr.org/news/press/2020/12/5fd3ab2d4/statement-attributable-un-high-commissioner-refugees-filippo-grandi-situation.html.

[8] CDHNU. “Declaración sobre la situación de los refugiados eritreos en la región etíope de Tigray” (Statement on the situation of Eritrean refugees in Ethiopia’s Tigray región). 14 de enero de 2021. Disponible en https://www.unhcr.org/admin/hcspeeches/600052064/statement-situation-eritrean-refugees-ethiopias-tigray-region.html.

[9]“EE. UU. dice que las fuerzas eritreas deben abandonar Tigray inmediatamente”(US says Eritrean forces should leave Tigray immediately). Noticias AP, 27 de enero de 2021. Disponible en https://apnews.com/article/eritrea-coronavirus-pandemic-africa-ethiopia-kenya-83b90a145d271eb39d664726bd5acbe5.

[10] Los principales campos de refugiados atacados, con más de 100.000 refugiados eritreos, son: Mai Aini, Adi Harush, Shimelba y Hitsats. Véase la nota 7 anterior.

[11] Ben Yehuda, Inbal. “El movimiento nacionalista de extrema derecha que agita a los eritreos en Israel” (The far-right nationalist movement roiling Eritreans in Israel). Revista +972, 7 de mayo de 2018. Disponible en https://www.972mag.com/the-far-right-nationalist-movement-roiling-eritreans-in-israel/.

[12] En un artículo, publicado en un sitio web israelí, se describe al fundador de Agazian, el controvertido Tesfazion Gerhelase, de la siguiente manera: “Tesfazion Gerhelase es un ciudadano británico-eritreo, nacionalista tigrense y sionista. Es el fundador del Agaiazian Media and Education Centre (AMEC), que se dedica a luchar contra el antisemitismo y la deslegitimación de Israel por el BDS”. Véase Gerhelase, Tesfazion. “Sin Israel, Oriente Medio está perdido” (Without Israel, the Middle East is lost). Jewish News Syndicate, 19 de agosto de 2019. https://www.jns.org/opinion/without-israel-the-middle-east-is-lost/. El sitio web del movimiento es: https://agaiazian.org/.

[13] Bereketeab, Redie. “La política lingüística en Eritrea: La igualdad de lenguas frente a la política lingüística oficial bilingüe” (The politics of language in Eritrea: Equality of languages vs. bilingual official language policy). African and Asian Studies 9 (2010): 168.

[14]Véase también, sobre cuestiones urgentes similares, Mekonnen, Daniel. “El derecho a la identidad transfronteriza de las personas con ascendencia eritrea y etíope: Perspectivas del derecho internacional y comparado” (The right to cross-border identity of individuals with Eritrean and Ethiopian ancestry: International and comparative law perspectives). Anuario Etíope de Derecho Internacional,2019: 49-79.

CONTINÚA CONECTADO

Sobre nosotros

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) es una organización global de derechos humanos dedicada a promover, proteger y defender los derechos de los pueblos indígenas. Conócenos

 

 

Mundo Indígena

Nuestro anuario, El Mundo Indígena, ofrece un informe actualizado de la situación de los pueblos indígenas en todo el mundo. Descargar El Mundo Indígena

Reciba información actualizada mensualmente cuando se suscriba a nuestro boletín de noticias

Contáctanos

Prinsessegade 29 B, 3er piso
DK 1422 Copenhague
Dinamarca
Teléfono: (+45) 53 73 28 30
Mail: iwgia@iwgia.org
CVR: 81294410

Informar posible mala conducta, fraude o corrupción

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto