El Mundo Indígena 2021: Guyana

Los pueblos indígenas —o amerindios, según se los identifique tanto colectivamente como en la legislación— son unos 78.500 en la República Cooperativa de Guyana, o aproximadamente el 10.5% de la población total de 746.955 habitantes (censo de 2012).[1] Constituyen el cuarto grupo étnico más numeroso, siendo los indios orientales el primero (40%), seguidos por los guyaneses de origen africano (29%) y los que se identifican a sí mismos como “mestizos” (20%). Los chinos, los portugueses y los blancos constituyen minorías pequeñas. Los amerindios se refieren a estos pueblos no indígenas como “costeros”, ya que la mayoría de ellos están asentados en la costa.

Los amerindios se agrupan en nueve naciones indígenas, según su idioma. Los Warao, los Arahuacos y los Caribes (Karinya) viven en la costa. Los Wapichan, los Arekuna, los Makushi, los Wai Wai, los Patamona y los Akawaio viven en aldeas dispersas por el interior. Los amerindios constituyen la mayoría de la población del interior, y en algunas regiones llegan a constituir hasta el 86% de la población. Los recursos forestales/madereros de las tierras indígenas tituladas por el gobierno (Tierras Aldeanas Amerindias) están plenamente bajo la autoridad administrativa de los titulares amerindios, mientras que los minerales de esas mismas tierras siguen estando bajo la autoridad máxima del gobierno nacional. La explotación mal regulada de estos recursos por parte de multinacionales y mineros y madereros ilegales es uno de los retos a los que se enfrentan los pueblos indígenas. Por consiguiente, su principal preocupación es lograr el pleno reconocimiento de los derechos a las tierras indígenas para que puedan defender sus territorios ancestrales de esta explotación.

El Acuerdo de Independencia del Reino Unido (1965) incluyó un proceso de titulación de tierras. Las recomendaciones sobre este proceso de la Comisión de Tierras Amerindias (1967-1969) nunca han sido plenamente asumidas por los sucesivos gobiernos. Se han desestimado las solicitudes de títulos colectivos de distrito, lo que ha dado lugar a la fragmentación de los territorios tradicionales en pequeñas zonas bajo títulos individuales de aldea. La Constitución de Guyana en su Preámbulo reconoce “el lugar especial que ocupan en nuestra nación los pueblos indígenas” y reconoce “su derecho como ciudadanos a la tierra y a la seguridad y a la promulgación de políticas para sus comunidades”.[2] Guyana ratificó la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas en 2007. El Ministerio de Asuntos de los Pueblos Indígenas recuperó su anterior denominación de “Asuntos de los Amerindios” (MOAA, por sus siglas en inglés) tras el cambio de partido gobernante en agosto de 2020.

[No] cambios legislativos

Los dos partidos políticos principales, el Congreso Nacional del Pueblo (People’s National Congress, PNC, tradicionalmente asociado a guyaneses africanos) y el Partido Popular Progresista (People’s Progressive Party, PPP, tradicionalmente asociado a guyaneses de las Indias Orientales) prosiguieron con sus programas electorales de 2020, incluyendo promesas de actualizar la defectuosa Ley relativa a los Amerindios de 2006 (Amerindian Act) tras consultar a comunidades amerindias. El órgano representativo indígena, el Consejo Nacional de Toshaos, recordó al partido ganador PPP su compromiso[3] y la prioridad máxima que supone dicha cuestión para los pueblos indígenas.[4] Se desconoce que pasará con las consultas en las aldeas que se iniciaron bajo el gobierno del PNC[5] en junio de 2016.[6] A finales de 2020, no constaba ninguna reanudación de esta iniciativa en el sitio web del MOAA.

Buenas políticas

El proyecto del Servicio de Empleo y Juventud del Interior (Hinterland Employment and Youth Service, HEYS) y los Planes de Mejora de Aldeas (Village Improvement Plans, VIPs), mencionados en el informe de IWGIA de 2020,[7] seguían operativos a comienzos de 2020. El programa presidencial de subvenciones financió un centro comercial de 29 puestos por valor de 155.000 $USD en Santa Rosa, Moruca, consolidando la aldea su subvención durante dos años para permitirse esta inversión en un único edificio.[8] Los emprendedores pagan una tarifa mensual por los gastos de servicios públicos y  mantenimiento y disponen así de un espacio seguro y limpio en el que vender los productos artesanales por los que la zona es famosa. Con el cambio de gobierno en agosto de 2020, todos los proyectos y programas iniciados por el gobierno del PNC fueron paralizados por el entrante PPP que reanudó sus propios proyectos y programas que, a su vez, había rescindido el ganador PNC en mayo de 2015.

Tomando como modelo el proyecto multinacional de Un Ordenador Portátil por Niño (One Laptop Per Child), en 2011 el PPP puso en marcha el proyecto Un Ordenador Portátil por Familia (One Laptop Per Family). En 2016 se realizó una auditoría del mismo, constatándose que la aportación había sido considerablemente inferior (muchos ordenadores portátiles estaban defectuosos o fueron robados) y la capacitación deficiente (la formación se canceló en 2013).[9] Ahora, el PPP propone dotaciones de 20 ordenadores portátiles por comunidad en centros de tecnología de la información y las comunicaciones en las aldeas.[10] La electricidad necesaria se obtendrá de un proyecto reactivado de paneles solares y se desconoce cómo se garantizará la conexión a internet. Las tres cuartas partes del proyecto original fueron financiadas por China (suministró los ordenadores portátiles Huawei) y el resto por Guyana.

Principales acontecimientos

Elecciones nacionales

Quince meses después de una moción de censura en la Asamblea Nacional (diciembre de 2018), finalmente el gobierno del PNC tuvo que doblegarse tras sucesivas derrotas en los tribunales y celebró elecciones nacionales en marzo de 2020. Aunque se consideró que la votación había transcurrido de manera correcta y eficiente en todo el país, el PNC recurrió el recuento de votos una vez más mediante batallas jurídicas que llegaron al Tribunal Supremo de Guyana, el Tribunal de Justicia del Caribe, aceptando solamente la derrota de forma reacia en agosto. Durante cinco meses, el funcionamiento normal de gobierno careció de supervisión parlamentaria y de presupuestos adecuados. El 11% indígena de la población que en su gran mayoría vive en las zonas del interior, fueron espectadores invisibles de lo que resultó en esencia una lucha electoral de la población asentada en la costa. Organizado por Lennox Shuman, un antiguo líder electo arahuaco, el Partido Libertad y Justicia (Liberty and Justice Party, LJP) buscó convertirse en un nuevo partido que represente a los pueblos de las nueve Naciones Indígenas, pero no consiguió romper las estructuras celulares estalinistas de los dos principales partidos y logró solo 2.667 de 464.563 votos (0.6%). Sin embargo, al unirse a otros dos nuevos partidos minoritarios (alcanzando así el 1.1% de los votos), el líder del LJP obtuvo el único escaño independiente en el parlamento de 65 miembros. Se convirtió en el primer vicepresidente indígena de la Asamblea Nacional.

Pandemia de la COVID-19

Durante los primeros siete meses de 2020, el gobierno del PNC estuvo distraído por asuntos electorales y dedicó escasa atención a mitigar la pandemia de la COVID-19. Sin embargo, se restringió la mayor parte del tráfico aéreo internacional, excepto viajes de negocios esenciales. Esto permitió a las compañías petroleras que sus equipos rotativos pudieran desplazarse por vía aérea hacia la zona de Stabroek en aguas profundas de alta mar. Asimismo, se implantaron restricciones en los viajes dentro del país, incluyendo aforo en los minibuses presentes en todo el país, así como también distancia social y uso de mascarillas. A lo largo de 2020, la implementación de las medidas restrictivas fue variable.

Los datos semanales de casos notificados por el Ministerio de Sanidad y publicados en los periódicos diarios muestran que las diez regiones de Guyana tenían casos confirmados. Casi un tercio de los casos confirmados se localizaban en las cuatro regiones (1, 7, 8 y 9) donde habitan principalmente los pueblos indígenas, con 2.072 de 6.348 casos registrados a fecha de 1 de enero de 2021; a comienzos de agosto de 2020 solo se habían registrado 20 casos en todo el país. Tres clínicas públicas y dos privadas, todas en la zona de la costa, realizan tests de COVID-19, por lo que es probable que la tasa de infección en los territorios indígenas del interior sea superior. En cada comunidad se identificaron lugares para realizar tests y se pudieron desplegar equipos móviles del Ministerio de Sanidad para llevar a cabo pruebas, seguimiento y rastreo si los consejos de aldeas notificaban tasas crecientes de contagios. No obstante, realizar seguimiento y rastreo es más difícil en las áreas rurales por la dispersión de la población agrícola y los equipos de explotación maderera y minera, así como también por la menor cobertura de telefonía móvil que en la costa.[11]

Los consejos de aldeas impusieron varias normas para mitigar la pandemia, incluyendo el uso de mascarillas y la distancia social. Algunas aldeas aplicaron confinamientos temporales, asistidos por equipos de seguimiento del Ministerio de Sanidad. Aldeas situadas en el noreste de Guyana en rutas de viaje hacia Surinam se identificaron como lugares con elevada tasa de contagios.[12] Algunas personas de las aldeas se oponían[13] a las limitaciones en los movimientos entre comunidades y dentro de las mismas, expresando el sentido tradicional de autonomía amerindia contra normas que sentían vulneraban libertades personales. El gobierno hizo esfuerzos especiales para comunicar la terrible potencia y grado de infección del coronavirus en lenguaje culturalmente apropiado a través de radio y redes sociales. No obstante, a finales de 2020 la tasa de infección en comunidades amerindias era tres veces superior a la de las zonas costeras más densamente pobladas. Algunos comentarios en la prensa señalaron el silencio del Ministerio de Asuntos de los Amerindios,[14] pero la mayoría de los artículos opinaron favorablemente sobre la difusión geográfica de las medidas del Ministerio de Sanidad. La ONG Asociación de Pueblos Amerindios (Amerindian Peoples Association) también se implicó activamente en la distribución de posters sobre la COVID-19 diseñados específicamente para las comunidades indígenas[15] y desempeñó un papel importante en el reparto de paquetes de alimentos que provino de  una donación del Gobierno de Francia.

Resultados de procesos internacionales

La financiación de Noruega mediante el Fondo de Inversión de REDD+ en Guyana (Guyana REDD+ Investment Fund, GRIF) se canalizó a través del Banco Mundial y fue administrada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Dos de los proyectos estaban explícitamente dirigidos a pueblos indígenas.

El Fondo de Desarrollo de los Amerindios (Amerindian Development Fund), con un presupuesto de 8.1 millones $USD, se puso en marcha a finales de 2014 y se destinó principalmente a financiar gastos de capital de 153 comunidades para sus Planes de Desarrollo Comunitario (Community Development Plans)[16] bajo los auspicios del PPP. Este trabajo preliminar continuó en el período 2015-2020 con los Planes de Mejora de las Aldeas (Village Improvement Plans) del PNC. Las páginas web del GRIF apenas se actualizaron entre 2015-2020 durante el gobierno del PNC, pero sí se dispuso de información continuada durante 2015 y 2016 a través del Ministerio de Asuntos de los Pueblos Indígenas.[17] La administración entrante del PPP inmediatamente descartó los proyectos del PNC y expresó su intención de reiniciar la financiación de los Planes de Desarrollo Comunitario como parte de su programa electoral. Para los amerindios, el nombre del proyecto no es importante, sí lo es la continuidad de la financiación.

El segundo proyecto incluido en el GRIF se centraba en la Titulación de Tierras Amerindias (Amerindian Land Titling, GRIF/ALT) con un presupuesto de 10.1 millones $USD.[18] Aunque comenzó en 2013, su progreso ha sido muy lento. Se elaboró la mayor parte de documentación de procedimiento pero la revisión a mitad de período encargada por el PNUD, el administrator del GRIF/ALT, en 2017 fue crítica. Este comité directivo del GRIF tardó en liberar más fondos después de la revisión, supuestamente por indecisión de la Iniciativa Internacional Noruega sobre el Clima y los Bosques (Norwegian International Climate and Forests Initiative). El proyecto GRIF/ALT cuenta, de manera muy destacada, con el mayor presupuesto para el desarrollo amerindio, pero las ONG amerindias y el representativo Consejo Nacional de Toshaos no han sido capaces de superar el débil apoyo y la deficiente coordinación intergubernamental que prevalece en la propia junta asesora del proyecto, en la que los organismos gubernamentales parecen más poderosos que los participantes amerindios.

Aunque Guyana ratificó la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas en 2007 y, que dicho respaldo se explicita en la Estrategia de Desarrollo con Bajas Emisiones de Carbono (Low Carbon Development Strategy) del PPP que también se ha retomado después del cambio de gobierno, no existe en el país un amplio apoyo a la confirmación legal de la tenencia consuetudinaria de tierras para las comunidades amerindias. La oposición viene principalmente de mineros artesanales de oro y diamantes. Los mineros argumentan que los títulos legales de Tierra de Aldea Amerindia ya cubren el 14% de la superficie terrestre de Guyana mientras que la población amerindia representa solo el 11% del total. A través de la Comisión de Tierras Amerindias (Amerindian Lands Commission) en 1969, los mineros tienen conocimiento de las reclamaciones de tierra amerindia sobre el 43% de la superficie terrestre, cuando la población amerindia era alrededor de 40.000 personas.[19] Con mejores medidas de sanidad pública, el número de amerindios registrados en el último censo nacional (2012) se ha doblado a 78.500 (11%) de un total nacional de 746.955 en el informe preliminar.[20] La Oficina de Estadísticas de Guyana no emitió un informe oficial con un análisis de composición racial en el censo de 2012.

La Ley relativa a los Amerindios de 2006 exige a los mineros no amerindios pedir autorización de los consejos de aldea para explotación minera en tierras amerindias con título. Sin embargo, el ministro de Asuntos de los Amerindios puede anular la negativa de un consejo de aldea de permitir minería a gran escala por motivos de “interés público” indefinido.[21] La falta de progreso en el proyecto GRIF/ALT ha permitido a la Comisión de Geología y Minas de Guyana (Guyana Geology and Mines Commission, GGMC) seguir otorgando concesiones mineras para prospección y producción sobre tierras consuetudinarias amerindias, incluso cuando ya se han presentado solicitudes para título de tierra legal o ampliación de título. Las concesiones mineras adquiridas y conservadas a bajo precio son tratadas legalmente como intereses patrimoniales,[22] lo que luego impide la expedición de titulo de tierra legal a la comunidad amerindia. No está claro sobre qué base legal se debe dar mayor prioridad a las concesiones temporales y recientes otorgadas por la GGMC que a los inherentes derechos de las comunidades amerindias asentadas en esas tierras desde tiempo inmemorial, pero así es como se tratan las solicitudes amerindias.

Los problemas se multiplican cuando se difunde la noticia de nuevos hallazgos de oro y mineros itinerantes acuden en tropel hacia zonas amerindias. Rivalidades políticas y entre familias también pueden expresarse más abiertamente e imputarse acusaciones contra miembros del consejo de aldea cuando los aldeanos sienten que el acceso a tierras explotables se está asignado injustamente. Un deficiente mantenimiento de registros y fallos en el cumplimiento del debido proceso a seguir en decisiones sobre la gestión de tierras de aldeas pueden agravar la situación. En 2020 continuaron aún sin resolverse problemas persistentes en comunidades con procedimientos judiciales inconclusos sobre tenencia de la tierra y minería de oro: Arau, Chinese Landing, Isseneru.

Una disputa que viene de largo tiempo en la aldea amerindia de Campbelltown, dentro de la región de minas de oro de Mahdia, se saldó con intervención ministerial y la destitución del líder elegido de la villa (Toshao) a finales de 2020[23] tras la presentación de una demanda. De conformidad con la Ley relativa a los Amerindios de 2006, una demanda por la que al menos el 51% de la reunión general de la aldea votó a favor, desencadenó una investigación ministerial y la destitución se ordenó alegando incumplimientos de dicha ley,[24] aunque las alegaciones no se habían probado en un tribunal de justicia. Como se informó, la acción ministerial pareció ser una decisión políticamente partidista basada en escasas pruebas; otra buena razón para revisar esta defectuosa ley.

Papel de mujeres y niños indígenas

Una de las características significativas del proyecto HEYS para emprendedores indígenas durante 2015-2020 fue la oportunidad dada equitativamente a jóvenes de ambos sexos y a aquellas personas con discapacidad.[25] En general, los hombres y las mujeres indígenas tienen que hacer frente al prejuicio profundamente arraigado de los habitantes no indígenas de la zona costera que son social y políticamente dominantes.

Perspectiva general para 2021

El programa electoral del PPP para 2020 contenía 16 compromisos explícitos para mejorar la vida de los pueblos indígenas de Guyana.[26] No está claro por qué el PPP no había actuado en la mayoría de estos compromisos durante sus 23 años ininterrumpidos en el gobierno desde 1992 a 2015, o por qué las actividades asociadas tenían muy bajos presupuestos. Hay posiblemente ocho amerindios en la Asamblea Nacional (parlamento) a fecha de agosto de 2020 pero solo uno es independiente y no perteneciente a los partidos PNC y PPP. Los líderes del país están expresando públicamente expectativas de mayores presupuestos provenientes de una diminuta porción de la riqueza generada desde el comienzo de 2020 por el petróleo y el gas que se extraen de profundas aguas en alta mar. Sin embargo, el sorprendente acuerdo unilateral de reparto de producción firmado con ExxonMobil en 2016 y la anticuada legislación da a Guyana escaso poder durante las próximas cuatro décadas de período de vigencia del acuerdo.

Janette Bulkan is an Associate Professor in the Faculty of Forestry, University of British Columbia, Canada. She was previously Coordinator of the Amerindian Research Unit, University of Guyana (1985 to 2000) and Senior Social Scientist at the Iwokrama International Centre for Rainforest Conservation and Development, Guyana (2000 to 2003). Janette carries out long-term collaborative research with Indigenous Peoples and local communities in Guyana. Her research interests are forest governance, Indigenous natural resource management systems, forest concession systems and third-party forest certification systems.

John Palmer es asociado principal en silvicultura tropical e internacional del Forest Management Trust, una organización no gubernamental europea con sede en Montana (Estados Unidos). Su experiencia en Guyana se remonta a 1974, incluidas las consultorías financiadas por el Reino Unido sobre financiación forestal e Iwokrama en la década de 1990, y los estudios realizados a partir de 2006 sobre la historia y las numerosas ilegalidades en los sectores forestal y minero. Guyana también figura en su labor actual sobre las normas de certificación de la calidad de la ordenación forestal.

Este artículo es parte de la 35a edición de El mundo indígena, un resumen anual producido por IWGIA que sirve para documentar e informar sobre los desarrollos que han experimentado los pueblos indígenas. Encuentra El Mundo Indígena 2021 completo aqui

Notas y referencias

[1] “Final 2012 Census Compendium 2”. Bureau of Statistics, Government of Guyana. Disponible en.https://statisticsguyana.gov.gy/wp-content/uploads/2019/11/Final_2012_Census_Compendium2.pdf

[2] “Véase la Constitución de Guyana, Preámbulo.”, Cap.1:01, pág.26. https://www.oas.org/juridico/spanish/mesicic2_guy_constitution.pdf

[3] “Indigenous groups call on gov’t to honour commitment for revision of Amerindian Act”. Stabroek News, 28 de diciembre de 2020. Disponible en https://www.stabroeknews.com/2020/12/28/news/guyana/indigenous-groups-call-on-govt-to-honour-commitment-for-revision-of-amerindian-act/

[4] “Revision of Amerindian act 2006 is of highest priority”. Guyana Chronicle, 23 de diciembre de 2020. Disponible enhttps://guyanachronicle.com/2020/12/23/revision-of-amerindian-act-2006-is-of-highest-priority/

[5] El Gobierno de Guyana desde mayo de 2015 a agosto de 2020 estuvo formado por una coalición desigual entre  un Partido de Unidad Nacional (A Party of National Unity), en sí mismo una coalición, y Alianza para Cambio (Alliance for Change). Sin embargo, todas las decisiones importantes, incluyendo aquellas que afectan a los amerindios indígenas, fueron tomadas por el socio dominante, el PNC. En este texto hemos indicado que el PNC es el partido político al mando.

[6] “Consultations on revision of Amerindian Act to continue next week”. Stabroek News, 18 de mayo de 2018. Disponible en https://www.stabroeknews.com/2018/05/18/news/guyana/consultations-on-revision-of-amerindian-act-to-continue-next-week/

[7] IWGIA. El Mundo Indígena 2020. 34ª edición. Copenhague, Dinamarca; Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas, 2020. “Guyana: Apoyo del gobierno a las comunidades amerindias”, p. 433.

[8] “Minister Garrido-Lowe commissions $31M Modern Moruca Mall”. Ministerio de Asuntos de Pueblos Indígenas, 2 de marzo de 2020. Disponible en https://moaa.gov.gy/minister-garrido-lowe-commissions-31m-modern-moruca-mall/

[9] “Learning from mistakes”. Stabroek News , 1 de enero de 2021. Disponible en https://www.stabroeknews.com/2021/01/01/opinion/editorial/learning-from-mistakes/

[10] “One laptop per family project to be reintroduced – President”. Stabroek News, 28 de diciembre de 2020. Diponible enhttps://www.stabroeknews.com/2020/12/28/one-laptop-per-family-project-to-be-reintroduced-president/

[11] “Addressing COVID-19 in hinterland areas demands different skills and mindset than coastal areas”. Kaieteur News Online, 8 de noviembre de 2020. Disponible en https://www.kaieteurnewsonline.com/2020/11/08/addressing-covid-19-in-hinterland-areas-demands-different-skills-and-mindset-than-coastal-areas/

[12] “Traffic between Orealla and Siparuta shut over COVID”. Stabroek News, 24 de noviembre de 2020: https://www.stabroeknews.com/2020/11/24/news/guyana/traffic-between-orealla-and-siparuta-shut-over-covid/; “Orealla-Siparuta village council orders two week lockdown”. Kaieteur News Online, 28 de noviembre de 2020: https://www.kaieteurnewsonline.com/2020/11/28/orealla-siparuta-village-council-orders-two-week-lockdown/; “Siparuta imposes lockdown: Orealla restricting movements”. Kaieteur News Online, 29 de noviembre de 2020: https://www.kaieteurnewsonline.com/2020/11/29/siparuta-imposes-lockdown-orealla-restricting-movements/; “Lockdown lifted in St Cuthbert’s Mission. Kaieteur News Online, 1 de diciembre de 2020: https://www.kaieteurnewsonline.com/2020/12/01/lockdown-lifted-in-st-cuthberts-mission/

[13] “Deaths heighten fears of Waramuri COVID-19 outbreak”. Stabroek News, 7 de noviembre de 2020. Disponible en https://www.stabroeknews.com/2020/11/07/news/guyana/deaths-heighten-fears-of-waramuri-covid-19-outbreak/

[14] Peeping Tom. “Indigenous peoples are under threat”. Kaieteur News Online,  19 de noviembre de 2020. Disponible en https://www.kaieteurnewsonline.com/2020/11/19/indigenous-peoples-are-under-threat/

[15] “COVID 19 and Indigenous Peoples”. Amerindian Peoples Association, Issues We Follow, posters muraleshttps://apaguyana.com/issues-followed/

[16]Amerindian Development Fund project” (proyecto Fondo de Desarrollo de los Amerindios). Proyecto Fondo de Inversión de REDD+ en Guyana (Guyana REDD+ Investment Fund). Disponible en https://www.guyanareddfund.org/index.php/grif-projects/amerindian-development-fund

[17]Amerindian Development Fund” (Fondo de Desarrollo de los Amerindios). Ministerio de Asuntos de los Pueblos Indígenas. Disponible en https://moaa.gov.gy/amerindian-development-fund/

[18] “Amerindian Land Titling and Demarcation project” (proyecto de Titulación y Demarcación de Tierras Amerindias).  Proyecto Fondo de Inversión de REDD+ en Guyana (Guyana REDD+ Investment Fund): https://www.guyanareddfund.org/index.php/grif-projects/amerindian-land-titling

[19] Amerindian Lands Commission (1969). Informe de la Comisión de Tierras Amerindias (Amerindian Lands Commission). Georgetown, Guyana; Ministerio de Gobierno Local, párrafo 51.

[20] Oficina de Estadísticas, Guyana. Censo de 2012, Compendio 2 sobre composición de la población. Julio de 2016. Disponible en https://statisticsguyana.gov.gy/wp-content/uploads/2019/11/Final_2012_Census_Compendium2.pdf

[21] Ministerio de Asuntos Jurídicos, Guyana. Ley relativa a los Amerindios (Amerindian Act) 2006, capítulo 29:01, artículo 61 (1) (h) Disponible en https://mola.gov.gy/information/laws-of-guyana/587-chapter-2901-amerindian

[22] Ministerio de Asuntos Jurídicos, Guyana. Ley relativa a los Amerindios (Amerindian Act )2006, capítulo 29:01, artículo 50 (1) (a). Disponible en https://mola.gov.gy/information/laws-of-guyana/587-chapter-2901-amerindian

[23] “Minister removes Campbelltown Toshao after probe finds breaches of law”. Stabroek News, 1 de enero de 2021. Disponible en https://www.stabroeknews.com/2021/01/01/news/guyana/minister-removes-campbelltown-toshao-after-probe-finds-breaches-of-law/

[24] Ministerio de Asuntos Jurídicos, Guyana. Ley relativa a los Amerindios (Amerindian Act) 2006, capítulo 29:01, artículos 27-29. Disponible en https://mola.gov.gy/information/laws-of-guyana/587-chapter-2901-amerindian

[25] “Nadeza Rodrigues runs thriving HEYS business despite disability”. Kaieteur News Online, 9 de enero de 2020. Disponible en https://www.kaieteurnewsonline.com/2020/01/09/nadeza-rodrigues-runs-thriving-heys-business-despite-disability/

[26] “PPP-C appeals for a chance with launch of elections manifesto”. Stabroek News, 30 de noviembre de 2019. Disponible en https://www.stabroeknews.com/2019/11/30/news/guyana/ppp-c-appeals-for-a-chance-with-launch-of-elections-manifesto/

CONTINÚA CONECTADO

Sobre nosotros

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) es una organización global de derechos humanos dedicada a promover, proteger y defender los derechos de los pueblos indígenas. Conócenos

 

 

Mundo Indígena

Nuestro anuario, El Mundo Indígena, ofrece un informe actualizado de la situación de los pueblos indígenas en todo el mundo. Descargar El Mundo Indígena

Reciba información actualizada mensualmente cuando se suscriba a nuestro boletín de noticias

Contáctanos

Prinsessegade 29 B, 3er piso
DK 1422 Copenhague
Dinamarca
Teléfono: (+45) 53 73 28 30
Mail: iwgia@iwgia.org
CVR: 81294410

Informar posible mala conducta, fraude o corrupción

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto