• Pueblos indígenas en Malasia

    Pueblos indígenas en Malasia

El Mundo Indígena 2022: Malasia

En 2017, se estimaba que los pueblos indígenas de Malasia representaban alrededor del 14 % de una población nacional de 33.45 millones. A estos pueblos se les conoce colectivamente como Orang Asal. Orang asli, en cambio, son los pueblos indígenas específicos de la Malasia peninsular, cuya población ascendía a los 210.611 para 2019. Los 18 subgrupos orang asli dentro de los grupos negrito (semang), senoi y aborígen malayo representan el 0.7 % de la población de la Malasia peninsular. En el estado de Sarawak, los pueblos indígenas son colectivamente conocidos como nativos (dayak y/o orang ulu). Incluyen a los iban, los bidayuh, los kenyah, los kayan, los kedayan, los lunbawang, los punan, los bisayah, los kelabit, los berawan, los kejaman, los ukit, los sekapan, los melanau y los penan. Constituyen una población de alrededor de 1.932.600, o 70.5 % de la población total de Sarawak de 2.707.600. En el estado de Sabah, los 39 grupos étnicos indígenas son conocidos colectivamente como nativos o anak negeri y constituyen una población de 2.233.100 o 58.6 % de la población total de Sabah de 3.813.200. Los principales grupos en este estado son los dusun, los murut, los paitan y los bajau.

Si bien técnicamente los malayos también son indígenas de Malasia, no son categorizados como pueblos indígenas por el hecho de que representan a la mayoría del país y son política, económica y socialmente dominantes.

En Sarawak y Sabah siguen operando leyes introducidas por los británicos durante el régimen colonial que reconocen el derecho consuetudinario de los pueblos indígenas y específicamente sus derechos consuetudinarios sobre la tierra. Sin embargo, estas leyes no suelen ser implementadas adecuadamente, y en ocasiones son abiertamente ignoradas por el gobierno, el cual prioriza la extracción de recursos a gran escala y las plantaciones de compañías privadas y agencias gubernamentales por encima de los derechos y los intereses de las comunidades indígenas. En la Malasia peninsular, si bien existe un claro vacío de referencia a los derechos consuetudinarios sobre la tierra de los orang asli dentro del Código Agrario Nacional, la tenencia consuetudinaria de la tierra está reconocida bajo el derecho común. La principal ley que gobierna la administración orang asli, incluyendo los derechos de ocupación de la tierra, es la Ley de Pueblos Aborígenes de 1954.

Malasia ha adoptado la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y ha respaldado el Documento final de la Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas, pero no ha ratificado el Convenio 169 sobre la OIT.


Profundización de la marginalización bajo las restricciones de pandemia

El segundo año de la pandemia de COVID-19 resultó en un mayor daño para las comunidades Orang Asal de Malasia. Por ejemplo, en el lapso de solo un mes, el número de casos de COVID-19 entre los orang asli de Malasia peninsular escaló más de 10 veces, pasando de 287 casos el 20 de julio de 2021 a 3.293 casos para el 20 de agosto de 2021[1]. En Sabah, el número de contagios había alcanzado la cifra de 238.357 casos para finales de 2021, y la mayoría eran de integrantes de pueblos nativos[2]. El COVID-19 también empezó a expandirse a lo largo de Sarawak, especialmente a lo largo del medio rural norteño que está principalmente habitado por grupos nativos[3].

La disrupción económica causada por la pandemia también resultó en graves situaciones de inseguridad alimentaria para muchas comunidades Orang Asal. Esto puso una responsabilidad adicional sobre las mujeres que buscaban cubrir las necesidades nutricionales y sanitarias de sus familias. Fue particularmente desafiante para aquellos individuos dependientes de la economía monetaria, dado que debieron recurrir a fuentes de subsistencia tradicionales para ganarse la vida: ingresando a una esfera de actividad generalmente percibida como terreno de las mujeres orang asal.

Tal como en el año anterior, muchas restricciones fueron establecidas para gestionar la pandemia, incluyendo el cierre de industrias, negocios y otras actividades consideradas como “no esenciales”. Esta situación trajo muchas dificultades para la gente y afectó severamente los medios de subsistencia de los indígenas, derivando en que muchas comunidades tuvieran que buscar apoyo alimenticio del exterior. Estas restricciones, sin embargo, no afectaron ciertas actividades “esenciales” –la explotación forestal en lo particular–, que son destructivas para el medioambiente e ignoran los derechos de los orang asal, especialmente con respecto a sus tierras ancestrales. De hecho, los ingresos por la exportación de productos forestales madereros en 2021 (23  mil millones MYR, o 5.6 mil millones USD) fueron superiores a los de 2020 (22.01 mil millones MYR,  o 5.4 mil millón).[4].

La pandemia también fue utilizada para fines políticos. A nivel federal, el  frágil gobierno de la Perikatan Nasional (Alianza Nacional) fue capaz de impedir el cambio de gobierno imponiendo un estado de emergencia a inicios del año, suspendiendo por ese medio el parlamento y concediéndose poderes extraordinarios para gobernar sin supervisión parlamentaria[5].

En Sarawak, las elecciones estatales fueron celebradas el 18 de diciembre de 2021. El actual gobierno de Gabungan Parti Sarawak (Alianza de Partidos de Sarawak) utilizó las restricciones y cuarentenas del COVID-19 para asegurarse una victoria contundente[6]. Hizo esto maximizando el gasto de recursos estatales, incluyendo el gasto dirigido a ejercer control sobre los medios de comunicación, mientras que los (divididos) candidatos de oposición, un número significativo de los cuales eran del tipo activista indígena, fueron puestos en una gran desventaja en términos de su movimiento y su nivel de acceso al electorado.

El hecho de que el ministro principal ahora se haya concedido las carteras (adicionales) de ministro de Finanzas y Nueva Economía, ministro de Recursos Naturales y Desarrollo Urbano, y ministro de Energía y Desarrollo Sustentable, no es un buen presagio para los nativos de sarawak en cuanto a la dirección que el Gobierno del Estado pretende emprender con respecto a la explotación del medio ambiente y el reconocimiento de los derechos nativos consuetudinarios[7].

Enfrentando a la población nativa con las grandes compañías

En la situación actual, ya se está definiendo en las cortes que la población nativa de Sarawak no tiene derechos sobre sus pemakai menoa (esfera territorial) y pulau galau (reservas forestales comunales). Este fue el precedente establecido por la más alta instancia judicial en el caso TR Sandah (tal como se discute en El Mundo Indígena 2020). Esta posición fue recientemente reforzada en el caso TR Ramba Bungkong vs. Asco Green Sdn Bhd, donde se sentenció que el derecho de la comunidad indígena Iban a sus 3.500 hectáreas de tierra no gozaba de legitimidad legal[8]. Más bien, la tierra ahora pertenecía a la compañía, dado que le había sido arrendada por el Gobierno del Estado; un arrendamiento que es irrevocable y donde la tierra no podía ser retornada a los apelantes nativos aun si se determinaba que se trataba de una tierra bajo la jurisdicción de los Derechos Consuetudinarios Nativos[9].

Este tipo de acciones administrativas unilaterales están confrontando a diversas comunidades nativas en Sarawak contra compañías privadas que afirman el derecho a talar o desarrollar tierras que los pueblos indígenas reivindican como tierras consuetudinarias. Un buen ejemplo es el del pueblo Penan en la región del Alto Baram, cuyos miembros están protestando contra una compañía maderera Samling, que asegura haber recibido el consentimiento de las 56 cabezas de familia y haber recibido un “Permiso de Aprovechamiento para un Área de Corte” por el Departamento de Bosques de Sarawak para extraer madera del área. Sin embargo, los líderes penan locales afirman que la compañía nunca negoció con ellos antes de iniciar actividades en el área. Por lo tanto, establecieron bloqueos para detener la intrusión sobre sus tierras reclamadas y realizaron denuncias ante la policía.

Los penan tienen el apoyo del grupo medioambiental local Save Rivers, que publicó artículos en línea con relación a la certificación de los recursos madereros explotados por Samling en la región Baram[10]. La compañía Samling no estuvo contenta con la publicación de estos artículos y demandó a Save Rivers por 5 millones MYR (1.25 millones USD) por difamación. Estas son grandes cantidades de dinero para una ONG local, pero dinero suelto para una compañía como Samling; la cual, en tan solo una de sus subsidiarias posee más de 500 millones MYR (125 millones USD) en activos en paraísos fiscales en las Islas Vírgenes Británicas[11].

Vendiendo bonos de carbono silenciosamente

Claramente, las tierras consuetudinarias de los orang asal –tierras que juegan un papel crucial en la forestación– están siendo el blanco de estas corporaciones debido a las potenciales ganancias anormales que pueden rendir. En Sabah, el 30 de octubre de 2021, el Gobierno del Estado firmó secretamente un Acuerdo de 100 años de Conservación de la Naturaleza con la compañía de registro singapurense Hoch Standard Pte Ltd para establecer un acuerdo comercial de compra-venta de bonos de carbono sobre un área de más de 2 millones de hectáreas durante por lo menos 100 años. La compañía registrada en Singapur, con tan sólo 1.000 USD en capital desembolsado, estaba en dirección para percibir unos 960 millones MYR (240 millones USD) anualmente, solo por comerciar bonos de carbono provenientes de los bosques protegidos del Estado. Las comunidades indígenas en Sabah no sabían nada del acuerdo hasta que éste fue expuesto en un artículo dentro del portal de noticias en línea Mongabay[12].

Se supone que el valor del acuerdo comercial asciende a los 3.2 mil millones MYR (800 millones USD) al año, del cual la compañía recibirá 30 % en ingresos brutos y el Estado 70 %. El acuerdo tuvo la participación activa de dos individuos que figuraron en un estudio de 1994 realizado por Price Waterhouse bajo petición del entonces Primer Ministro, en el que se descubrió que 1.6 mil millones USD en ingresos madereros (valor de madera en pie) habían desaparecido de la Sabah Foundation[13]. Uno de los dos individuos involucrados en este acuerdo era el entonces director de la Sabah Foundation y el otro era el director general de Grupo de una empresa holding creada para administrar los activos comerciales de la fundación[14].

Adrian Lasimbang, un líder indígena en Sabah, presentó una demanda en diciembre de 2021 para obtener mayor transparencia y hacer valer el derecho de las comunidades nativas al consentimiento libre, previo e informado (CLPI) con relación a los bosques sobre los que reivindican un control soberano[15].

Todavía sin derechos sobre la tierra, todavía sin CLPI

Esta apropiación de las tierras consuetudinarias forestales de los orang asal no estuvo restringida a los estados de borneanos de Sabah y Sarawak en 2021. En la Malasia Peninsular, los orang asli llegaron a la conclusión de que, cuando se trata del reconocimiento de los derechos sobre sus tierras consuetudinarias, poco importa (la coalición de) los partidos políticos en el poder en los niveles estatal o federal.

Por ejemplo, en el caso de la Reserva Forestal Kuala Langat Norte, en 2020, el Gobierno del Estado de Selangor –un gobierno Pakatan Harapan (Coalición de la Esperanza) que constituye la oposición a nivel federal– había intentado descatalogar[16] 932 hectáreas (o el 94 %) de las 992 hectáreas de bosque pantanoso de turba para un proyecto de desarrollo mixto. El bosque estaba cerca de tres aldeas temuan-orang asli que lo consideraban como parte de su territorio tradicional, tal como fue reconocido por el Gobierno Colonial Británico en 1927[17].

El bosque era más que una fuente de recursos para las necesidades medicinales, de subsistencia y de construcción de la comunidad. Tal como la pobladora de 70 años Bonet Baba reveló, el bosque también era la fuente de su identidad indígena y la ayudaba a obtener paz y estabilidad emocional. Ella valoraba el tiempo que pasaba en el bosque con sus nietos y tenía miedo de ya no poder transmitir su conocimiento a las siguientes generaciones[18].

El intento de descatalogar el bosque generó una oposición generalizada y que atravesaba a todos los sectores de la población. No sólo hubo 45.423 peticiones escritas de parte del público y una objeción unánime de las numerosas partes interesadas dentro de una audiencia pública, también hubieron objeciones del Departamento Federal de Bosques, el Departamento de Desarrollo Orang Asli, y otras agencias gubernamentales. La mayoría de los representantes electos de la Asamblea Legislativa del Estado, tanto de las bancadas oficiales como de la oposición, también votaron para preservar los bosques.

Y sin embargo, en agosto de 2021, el ministro principal anunció que el Gobierno del Estado ya había procedido a descatalogar las tierras –aunque una extensión menor de ellas, 537 hectáreas– desde tres meses antes, ¡en mayo de 2021![19] A esto le siguió una manifestación masiva de carácter muy público y ampliamente representativo que eventualmente forzó al ministro principal a retirar la acción. Al menos esto es lo que el ministro principal prometió hacer tras las manifestaciones, pero todavía no lo ha cumplido[20].

En el caso de la Presa Nenggiri, sin embargo, el Gobierno del Estado de Kelantan –un miembro de la Perikatan Nasional (Alianza Nacional) que ocupaba el gobierno a nivel federal– dejó en claro que no reconocía las reivindicaciones de los orang asli a sus tierras consuetudinarias. En marzo de 2021, más de 3.000 temiars de la Red de Aldeas Orang Asli en Kelantan (RAOAK, o JKOAK por sus siglas en inglés) habían firmado una petición contra la construcción de la Presa Nenggiri en Gua Musang. Además de perder gran parte de sus territorios tradicionales, también les preocupaba que la presa inundara sitios de importancia religiosa y cultural para ellos.

Al comentar sobre la petición, el ministro principal adjunto del Estado alegó que la protesta era “inválida” porque el Estado estaba planeando reubicar a las comunidades Orang Asli afectadas.[21] Además, agregó, “les hemos dicho que no podemos entablar diálogo con ellos porque no son un grupo oficial que represente a los orang asli. Para nosotros, el JAKOA[22] es el representante oficial de los orang asli”[23]. Por lo tanto, no sólo los derechos de la tierra de los orang asli no están siendo reconocidos, sino que tampoco lo está siendo su derecho al consentimiento libre, previo e informado.

Progresando, ¿hacia adelante?

Es evidente que la pandemia y sus cuarentenas, restricciones y legislación asociada han permitido a los gobiernos y oportunistas del nivel federal y estatal expandir su control y explotación de los orang asal y sus tierras, territorios y recursos. El reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas también ha tenido retrocesos, impulsados por sentencias judiciales y el ascenso de políticos indiferentes hacia los derechos y las necesidades de los pueblos indígenas.

Y sin embargo se dice que Malasia está teniendo un buen desempeño cumpliendo con sus Objetivos de Desarrollo Sostenible[24]. Éste puede ser el caso para el país en su totalidad pero, cuando la información se desglosa, la diferencia resulta flagrante. Por ejemplo, en 2019, la tasa nacional de pobreza fue de 5.6 %[25]. En cambio, la tasa de pobreza entre los orang asli era de 89.4 %[26]. Esta situación es suficientemente elocuente sobre la marginalización que padecen los indígenas orang asal de Malasia.

Sin embargo, un avance notable, al menos para la comunidad Orang Asli, ha sido el nombramiento de una mujer semai-orang asli para dirigir el Departamento de Desarrollo Orang Asli como directora general[27]. Jóvenes y mujeres orang asal también han utilizado las redes sociales, incluyendo mediante sus propios canales de YouTube, para informar y abogar sobre su situación, sus aspiraciones y sus derechos[28]. Con más mujeres orang asal ocupando ahora posiciones de liderazgo, solo puede esperarse que los esfuerzos de los orang asal por obtener reconocimiento y autodeterminación generen progresos importantes.

 

 

Colin Nicholas es el fundador y coordinador del Center for Orang Asli Concerns (COAC), que es un miembro asociado del Jaringan Orang Asal SeMalaysia (JOAS), la red de pueblos indígenas de Malasia. Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Este artículo es parte de la 36a edición de El Mundo Indígena, un resumen anual producido por IWGIA que sirve para documentar e informar sobre los desarrollos que han experimentado los pueblos indígenas. Encuentra El Mundo Indígena 2022 completo aquí 

 

Notas y referencias 

[1] Center for Orang Asli Concerns. “Letting the Guard Down: Orang Asli see spike in Covid cases and deaths”. Facebook, 22 de agosto de 2021: https://www.facebook.com/page/144623915576639/search/?q=covid%20deaths.

[2] “Covid-19: Sabah to allow house visits for Christmas, New Year, says Masidi”. The Star, 18 de diciembre de 2021. https://www.thestar.com.my/news/nation/2021/12/18/covid-19-sabah-to-allow-house-visits-for-christmas-new-year-says-masidi.

[3] “Penan suffering deadly threats, through no fault of their own – Stephen Then”. The Vibes, 4 de julio de 2021. https://www.thevibes.com/articles/opinion/33425/penan-suffering-deadly-threats-through-no-fault-of-their-own-stephen-then.

[4] “Eksport perkayuan negara disasar cecah RM23 bilion”. Berita Harian, 31 de diciembre de 2021. https://www.bharian.com.my/bisnes/lain-lain/2021/12/906216/eksport-perkayuan-negara-disasar-cecah-rm23-bilion.

[5] “Explainer: Why a state of emergency raises concerns in Malaysia”. Reuters, 12 de enero de 2021. https://www.reuters.com/article/us-healthcare-coronavirus-malaysia-emerg-idUSKBN29H1HE.

[6] “Sarawak election not level playing field; a walk in the park for GPS”. New Straits Times, 14 de diciembre de 2021. https://www.nst.com.my/news/politics/2021/12/754158/sarawak-election-not-level-playing-field-walk-park-gps; “Malaysia Is Drowning Under Corruptocracy–Comment”, Sarawak Report, 3 February 2022. https://www.sarawakreport.org/2022/02/malaysia-is-drowning-under-corruptocracy-comment/.

[7] “Abang Johari's new cabinet too big for Sarawak's small population”. New Straits Times, 1 de enero de 2022. https://www.nst.com.my/news/nation/2022/01/759474/abang-joharis-new-cabinet-too-big-sarawaks-small-population.

[8] “TR Ramba Vs Asco Green case: Baru describes Court’s decision to dismiss TR’s appeal as ‘disappointing and dangerous”, 26 de diciembre de 2021. https://www.theborneopost.com/2021/11/26/tr-ramba-vs-asco-green-case-baru-describes-courts-decision-to-dismiss-trs-appeal-as-disappointing-and-dangerous/?fbclid=IwAR2GH-_4YpWk0YeDoj94CDPyO_IssB0YUQZDkzasjzVoPkrZePj3S1xvF_g.

[9] “Sarawak natives exhaust all legal means to reclaim customary rights land from company”. Yahoo News, 26 de diciembre de 2021. https://malaysia.news.yahoo.com/sarawak-natives-exhaust-legal-means-091925351.html.

[10] “Threat of legal action against Indigenous Borneans protesting tim-ber company”. Mongabay, 1 de junio de 2021. https://news.mongabay.com/2021/06/threat-of-legal-action-against-indigenous-borneans-protesting-timber-company/#:~:text=A%20timber%20company%20operating%20in,company's%20certified%2Dsustainable%20production%20plantations.

[11] “Timber firm keeps millions offshore, as Penan mount blockades to save forest”. Malaysiakini.com, 22 de noviembre de 2021. https://www.malaysiakini.com/news/600154.

[12] John C. Cannon. “Bornean communities locked into 2-million-hectare carbon deal they don’t know about”. Mongabay, 9 de noviembre de 2021. https://news.mongabay.com/2021/11/bornean-communities-locked-into-2-million-hectare-carbon-deal-they-dont-know-about/.

[13] Sabah Foundation (o Yayasan Sabah) es una organización reconocida por el Estado que fue desarrollada para promover oportunidades educativas y económicas para su gente, y controlar las reservas naturales en Sabah. Véase: http://www.yayasansabahgroup.org.my/.

[14] Chris Lang. “Sabah’s Nature Conservation Agreement: A two million hectare carbon deal involving a fake director, an inequitable agreement, a history of destructive logging, massive corruption, a series of offshore companies, and a sprinkling of neocolonial racism”.  REDD-Monitor, 5 de diciembre de 2021. https://redd-monitor.org/2021/12/05/sabahs-nature-conservation-agreement-a-two-million-hectare-carbon-deal-involving-a-fake-director-an-inequitable-agreement-a-history-of-destructive-logging-massive-corruption-a-series-of-offshor/.

[15] John C. Cannon. “Indigenous leader sues over Borneo natural capital deal”.Mongabay, 17 de diciembre de 2021. https://news.mongabay.com/2021/12/indigenous-leader-sues-over-borneo-natural-capital-deal/.

[16] Esto es, retirar su estatus oficial como reserva forestal mediante la publicación del hecho en una notificación de gaceta oficial.

[17] Selangor Government Gazette Notification N.º 2578/27.

[18] Annebelle Lee. “Food, medicine and culture – Orang Asli on what Kuala Langat forest reserve means to them”.  Malaysiakini.com, 3 de marzo de 2020. https://annabelleleejiawen.com/2020/03/03/food-medicine-and-culture-orang-asli-on-what-kuala-langat-forest-reserve-means-to-them/.

[19] “Selangor quietly excises half of Kuala Langat forest reserve”. Malaysiakini, 30 de agosto de 2021. https://www.malaysiakini.com/news/589266; “Why the secret degazettement? - environ groups ask S'gor government”. Malaysiakini, 30 de agosto de 2021. https://www.malaysiakini.com/news/589297.

[20] “MB: Kuala Langat forest to be regazetted only after ECRL impasse resolved”. Malaysiakini, 11 de noviembre de 2021. https://www.malaysiakini.com/news/598802.

[21] Nicholas, C. (2021). Looking Back, Looking Forward: Orang Asli Self-Governance and Democracy. AIPP-COAC, Chiangmai, p.27.

[22] Jabatan Kemajuan Orang Asli o el Departamento de Desarrollo Orang Asli.

[23] “Kelantan deputy MB: Nenggiri dam can reduce electricity cost”. Malaysiakini, 23 de marzo de 2021: https://www.malaysiakini.com/news/567747.

[24] “Malaysia achieves good SDG performance despite Covid-19”. Malaysian Insight, 3 de diciembre de 2021: https://www.themalaysianinsight.com/s/354609.

[25] Department of Statistics Malaysia. Household income estimates and incidence of poverty report, Malaysia. 2020. https://www.dosm.gov.my/v1/index.php?r=column/cthemeByCat&cat=493&bul_id=VTNHRkdiZkFzenBNd1Y1dmg2UUlrZz09&menu_id=amVoWU54UTl0a21NWmdhMjFMMWcyZz09.

[26] Datos obtenidos de una presentación de diapositivas del director general adjunto de JAKOA el 28 de julio de 2021.

[27] COAC. “Orang Asli woman now heading JAKOA”. -Facebook, 15 de septiembre de 2021. https://www.facebook.com/centerfororangasliconcerns/photos/a.571592796213080/4425396147499373/.

[28] “Amplifying the voices of young Orang Asli women”. Freedom Film Network. https://freedomfilm.my/initiatives/voices-of-orang-asli-women/; “The Orang Asli Women’s Journey”. Freedom Film Network, 22 de abril de 2021: “Young Orang Asli women drive vaccination efforts in villages”. Free Malaysia Today, 23 de septiembre de 2021. https://www.freemalaysiatoday.com/category/nation/2021/09/23/young-orang-asli-women-drive-vaccination-efforts-in-villages/.

CONTINÚA CONECTADO

Sobre nosotros

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) es una organización global de derechos humanos dedicada a promover, proteger y defender los derechos de los pueblos indígenas. Conócenos

Por consultas de prensa, haga clic aquí 

 

Mundo Indígena

Nuestro anuario, El Mundo Indígena, ofrece un informe actualizado de la situación de los pueblos indígenas en todo el mundo. Descargar El Mundo Indígena

Reciba información actualizada mensualmente cuando se suscriba a nuestro boletín de noticias

Contáctanos

Prinsessegade 29 B, 3er piso
DK 1422 Copenhague
Dinamarca
Teléfono: (+45) 53 73 28 30
Mail: iwgia@iwgia.org
CVR: 81294410

Informar sobre posible mala conducta, fraude o corrupción

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto