• Pueblos indígenas en Palestina

    Pueblos indígenas en Palestina

El Mundo Indígena 2020: Palestina

Tras la declaración de independencia de Israel en 1948, los beduinos de Jahalin, junto con otras cuatro tribus del desierto del Néguev (al-Kaabneh, al-Azazmeh, al-Ramadin y al-Rshaida), se refugiaron en la Ribera Occidental, entonces bajo dominio jordano. Estas tribus son agropastores seminómadas que viven en las zonas rurales alrededor de Hebrón, Belén, Jerusalén, Jericó y el valle del Jordán.

Estas zonas forman parte hoy en día de la llamada “Zona C” del Territorio Palestino Ocupado (TPO). La Zona C representa el 60% de la Ribera Occidental; se concedió provisionalmente a Israel en 1995 en virtud de los Acuerdos de Oslo y debía transferirse gradualmente a la jurisdicción palestina para 1999. Esto nunca ocurrió y, hoy en día, 25 años después de la firma de los Acuerdos de Oslo, Israel conserva el control casi exclusivo de la Zona C, incluso sobre la aplicación de la ley, la planificación y la construcción. En ella se encuentran todos los asentamientos, polígonos industriales, bases militares, campos de tiro, reservas naturales y carreteras de circunvalación sólo para colonos de la Ribera Occidental, todos ellos bajo control militar israelí. A lo largo de los años, Israel ha despojado a los palestinos de unas 200.000 hectáreas de tierra, incluidas tierras de cultivo y de pastoreo, que luego asignó generosamente a los asentamientos. Más de 600.000 colonos israelíes viven actualmente en toda la Ribera Occidental (incluida Jerusalén oriental) en más de 200 asentamientos, y disfrutan de casi todos los derechos y privilegios que se conceden a los ciudadanos israelíes que viven en Israel propiamente dicho, dentro de la Línea Verde.1 El “Acuerdo del siglo”, presentado recientemente, reconoce la posesión permanente de esos asentamientos por parte de Israel, con la anexión de jure prevista, y se ha creado un comité —en el que participa el Embajador de los Estados Unidos David Friedman, pero no los palestinos— para trazar un mapa de esas regiones.

La situación de los refugiados beduinos palestinos autóctonos de 1948, unos 27.000 pastores que viven bajo pleno control militar israelí en la Zona C, es actualmente un importante problema humanitario. Los que corren mayor riesgo son 7.000 beduinos (60% de los cuales son niños) que viven en 46 pequeñas comunidades de la periferia de Jerusalén. Las estructuras humanitarias financiadas por los donantes (refugios, corrales para cabras, depósitos de agua, escuelas, etc.) siguen siendo blanco deliberado del ejército israelí y el reasentamiento forzoso por parte de las autoridades israelíes sigue siendo una amenaza constante.

El paisaje desértico del beduino palestino indígena, como en otras partes del “mundo desarrollado”, se ha valorado cada vez más como un bien inmobiliario maduro para el desarrollo, y el colonialismo de los colonos israelíes se ha apoderado de todas las cimas de las montañas.

En esta situación, los beduinos refugiados en el territorio palestino ocupado —junto con los otros 300.000 palestinos que se encuentran bajo esa ocupación en la Zona C— viven sin derechos civiles ni servicios en un entorno coercitivo bajo las severas restricciones militares israelíes, cuyo objetivo parece ser obligarlos a marcharse “por voluntad propia”. Sin embargo, cada vez quedan menos lugares a los que puedan acudir los beduinos que desean seguir viviendo como pastores tranquilos y tradicionales en el desierto de Judea, las colinas del sur de Hebrón o el valle del Jordán.

Amenazas contra al-Khan al-Ahmar

Durante el año pasado, la situación fue menos tensa en la aldea beduina de al-Khan al-Ahmar que en 2018, cuando fue declarada zona militar cerrada. Antes de la demolición de la aldea y de su emblemática escuela de “neumáticos para automóviles”2, las excavadoras trabajaron en la aldea durante una semana desarrollando carreteras de control militar con una presencia militar masiva. Las amenazas de la participación de la Corte Penal Internacional (CPI) pueden haber pospuesto esa demolición, incluyendo una declaración de la fiscal Fatou Bensouda: “He estado siguiendo con preocupación el desalojo previsto de la comunidad beduina de Khan al-Ahmar, en Cisjordania. La evacuación por la fuerza parece ahora inminente, y con ella las perspectivas de una mayor escalada y violencia. Conviene recordar, como cuestión general, que la destrucción extensiva de bienes sin necesidad militar y los traslados de población en un territorio ocupado constituyen crímenes de guerra de conformidad con el Estatuto de Roma”3.   

No obstante, la aldea sigue siendo el blanco de los políticos de derecha que, durante las tres campañas electorales de 2019 a 2020, visitaron regularmente la cima de la colina que está junto a ella para dar conferencias de prensa, aprovechando esas oportunidades fotográficas para atacar al Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, por no haber demolido la aldea.

Demoliciones, desplazamientos y asentamientos

Se han seguido produciendo demoliciones en comunidades beduinas cercanas como Al Muntar, Wadi abu Hindi, Abu Nuwar y Jabal al Baba. Todas estas aldeas se encuentran al este de Jerusalén, por lo que el desplazamiento forzoso facilitaría la “judaización” de todo el corredor, negando así el acceso abierto de los palestinos a Jerusalén Oriental, que —a pesar del “trato del siglo” de Trump, cuyo tramo económico se puso en marcha en Bahrein en junio de 2019— sigue siendo considerada por el derecho internacional como la futura capital de Palestina. De hecho, muchas comunidades beduinas de los territorios han estado a merced de las excavadoras durante todo el año 2019. La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCAH) informa de que 68 familias beduinas fueron desplazadas4. Sus estadísticas revelan que a lo largo de 2019 hubo 349 beduinos desplazados, pero 17.959 pastores afectados por demoliciones, confiscaciones, desarraigo de árboles agrícolas o la destrucción de 49 estructuras agrícolas y 15 de medios de subsistencia. En general, las demoliciones de viviendas alcanzaron su punto máximo en 20195.

Los colonos israelíes, como los de la organización no gubernamental israelí de extrema derecha Regavim6, cuya petición ante el Tribunal Supremo en la que se pedía la demolición de la escuela y la aldea de al-Khan al-Ahmar se aplazó debido a las elecciones de Israel, de diciembre de 2019 a mayo de 2020, afirman que su función es “hacer cumplir la ley”, al tiempo que incumplen intrínsecamente el derecho internacional al apoderarse de tierras incluso de propiedad privada de palestinos, a fin de promover la empresa de los asentamientos7, 8, 9.

Israel sigue sin reconocer a los beduinos como indígenas, ni a ningún otro pueblo indígena, así como tampoco sus reivindicaciones anteriores ni incluso la conexión en igualdad de condiciones con sus tierras. Mientras los asentamientos continúan a un ritmo acelerado, el socavamiento de una rica e invaluable cultura beduina continúa. Los beduinos practican tradicionalmente un estilo de vida seminómada, no consumista, que está muy en sintonía con la naturaleza. Su valor espiritual central es la libertad y tradicionalmente han vivido durante siglos con gracia, sabiduría, paciencia y sostenibilidad en los duros extremos del desierto. Sin embargo, bajo la ocupación israelí, ese estilo de vida ya no es posible. Las demoliciones, la construcción de asentamientos, el bloqueo del acceso a su mercado en Jerusalén y los decretos israelíes de “zonas militares cerradas” que cubren la mayor parte del desierto y que, por lo tanto, privan de acceso al pastoreo, siguen despojando a los beduinos de sus medios de vida y su cultura. Esto supone el fin de su capacidad para permanecer donde están, ya que se ven obligados a vivir en zonas semiurbanas, a menudo en condiciones de vida precarias10

Con una educación mínima, especialmente entre las generaciones mayores, pero sin que falte la inteligencia obtenida al vivir libremente cerca de la naturaleza, el único trabajo legal disponible en general para la mayoría —especialmente para los que no han tenido acceso a la educación en la Zona C— es el trabajo en asentamientos como constructores, jardineros, obreros de fábricas o limpiadores; trabajo antitético a la cultura y prácticas beduinas tradicionales. 

Los palestinos de la Zona C carecen de la mayoría de los servicios básicos —51 escuelas tienen órdenes de demolición o de parada de trabajo—11, 12, mientras que las autoridades israelíes ya no consideran que sea su deber, en virtud del derecho internacional humanitario, proporcionar servicios básicos a los que viven bajo la ocupación, como el acceso a la educación, los servicios de salud y el agua, como habían hecho en años anteriores. Sin embargo, un número cada vez mayor de estudiantes beduinos desplazados por la fuerza asiste ahora a universidades en los territorios palestinos ocupados, pero incluso ellos prefieren mantener una presencia significativa en el desierto, lejos de las ciudades, los barrios marginales, los asentamientos e incluso las aldeas13. Los ancianos hablan con nostalgia de su anterior libertad de llevar sus rebaños a la naturaleza, pero reconocen que el hecho de permanecer sedentarios, incluso en los barrios marginales, permite un acceso más fácil para que sus hijos reciban una educación formal14.   

El desplazamiento de los Jahalin

Unos 1.000 refugiados de la tribu Jahalin en la periferia de Jerusalén fueron reubicados en la década de 1990. Aquellos que habían vivido en el área de asentamiento de Ma'ale Adumim fueron forzados a un sitio junto al principal vertedero de basura de Jerusalén (mostrado gráficamente en el corto documental de Solidaridad Jahalin HIGH HOPES15). Ese sitio sigue siendo el lugar de desplazamiento preferido por Israel para los beduinos que actualmente viven en tierras que Israel codicia para la expansión de los asentamientos y su eliminación significaría la exclusión del acceso abierto a Jerusalén desde el este.

Treinta y cuatro familias serán desarraigadas de al-Khan al-Ahmar,16 según el plan actual,17 y trasladadas a Abu Dis,18 peligrosamente junto a una carretera principal, sin pastos para los animales, un elemento clave de la vida y la cultura beduinas. Cuando el Tribunal Supremo sugirió en 2018 que se considerara un sitio alternativo,19 el Estado encontró un trozo de desierto perteneciente a propietarios privados palestinos, junto a una planta de tratamiento de aguas residuales.

Las Fuerzas de Defensa de Israel están elaborando un plan aún más radical para desplazar hasta a 12.500 beduinos a Nuweimeh,20,21 un sitio al norte de Jericó en el desierto de Judea, una vez más sin conciencia cultural, lo que significa que no hay acceso al pastoreo en el desierto, ya que la mayor parte del desierto ha sido decretado como zonas militares cerradas o campos de tiro fuera de los límites del pastoreo. Tampoco hay oportunidades de trabajo disponibles en las cercanías. Netanyahu ha declarado oficialmente: “Todos los beduinos irán a Abu Dis (una zona urbana en expansión) o a Jericó”.

El cambio climático

Israel está experimentando ahora las ramificaciones del cambio climático, incluidas las inundaciones costeras23, los veranos más largos y los incendios forestales, que se están convirtiendo en un hecho anual. Hubo incendios forestales devastadores en mayo, agosto y noviembre de 2019, durante un verano prolongado en el que las temperaturas fueron más altas que los promedios anteriores.24, 25, 26 Las autoridades están aprendiendo ahora, finalmente, que si se permite a los beduinos pastorear sus cabras en los bosques —previamente prohibidos— hay menos maleza combustible que se prenda.27  

Israel figura como la segunda nación más afectada por el estrés hídrico del planeta en el Atlas de Riesgos del Agua del Acueducto del Instituto de Recursos Mundiales28, que “mostró que la mayor parte de los países más sedientos se encuentra en la región mayormente árida del Oriente Medio y el Norte de África. Qatar es el país con mayor estrés hídrico, seguido de Israel y el Líbano”. De hecho, Israel “arma” el agua para sacar a los palestinos29 del Valle del Jordán30, donde no se les permite excavar nuevos pozos, mientras que los colonos tienen pozos profundos que controlan toda el agua dulce, dejando salmuera para los agricultores y pastores palestinos, y aumentando la desertificación en el granero de Palestina31. No es una coincidencia que los principales bloques de asentamientos —Gush Etzion, Ariel o el Valle del Jordán— estén estratégicamente situados sobre todos los acuíferos de las montañas o las fuentes de agua del río Jordán. Como señala el Dr. Mustafa Barghouthi: “A partir de 2016, Israel se apropia de más del 85% del agua de los palestinos, y los palestinos de la Ribera Occidental sólo tienen acceso a 73 litros de agua al día, mientras que los colonos ilegales nadan en piscinas y tienen acceso a más de 300 litros”32. Sin embargo, a esos habitantes del desierto, refugiados beduinos que saben cómo vivir con cantidades mínimas de agua y cómo conservarla, se les niega el acceso a casi todos los desiertos de los TPO.

Perspectivas para 2020

El colonialismo de los colonos, alentado por el traslado de la embajada de la Administración Trump de Tel Aviv a Jerusalén y su “Visión de la Paz”, se centra ahora en el desarrollo de la Gran Jerusalén. Esta expansión se extendería hasta la frontera con Jordania, por lo que la anexión israelí de jure33 del granero ribereño del Valle del Jordán es un peligro muy real, mientras que la anexión progresiva de facto de la Zona C es implacable a medida que se expanden los asentamientos34

En el momento de redactar el presente documento, la cuestión está siendo examinada por la Corte Penal Internacional. La fiscal terminó su examen preliminar en diciembre de 2019, después de un proceso de cinco años, solicitando al tribunal que se pronunciara sobre la jurisdicción para las denuncias de posibles crímenes de guerra israelíes o palestinos en Gaza, Jerusalén Oriental o el resto de la Ribera Occidental ocupada.

La declaración de la fiscal en 2018, junto con la creciente presión internacional de varios gobiernos y de la Unión Europea, se consideró como los “frenos” que retrasaban el desplazamiento forzoso de al-Khan al-Ahmar en 2018, y de hasta 3.000 beduinos más en esa región, una vez que las ficha del dominó empiecen a caer. Sin embargo, los Estados Unidos, Australia, Brasil, Uganda, Alemania, Austria, la República Checa y Hungría35 (obstaculizando el consenso de la UE) niegan la jurisdicción de la CPI sobre las cuestiones palestinas, a pesar de la adhesión de Palestina en 2015 al Estatuto de Roma, ya que Palestina no es un Estado miembro de pleno derecho de las Naciones Unidas. La interferencia política en la neutralidad de la CPI ya ha sido llevada a cabo por los EE. UU. mediante amenazas en marzo de 201936 de retener los visados a los jueces de la CPI37 si celebran deliberaciones sobre posibles crímenes de guerra de los EE. UU. en Afganistán o acciones israelíes en Palestina (y acciones de Hamás en Gaza) —a pesar de que la expansión de los asentamientos está explícitamente prohibida por el Derecho Internacional Humanitario, incluidos los Convenios de Ginebra de los que Israel es signatario.

“Las partes de los Convenios de Ginebra”, recuerda Human Rights Watch en su informe sobre la demolición de escuelas beduinas, “están obligadas a 'garantizar el respeto' de la ley de ocupación y a perseguir las 'infracciones graves' — incluidos los crímenes de guerra de destrucción gratuita y traslado forzoso— , independientemente del país en el que se hayan cometido los crímenes”38

Notas y referencias

  1. El Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados (B'Tselem). “Expulsar y explotar: La práctica israelí de apoderarse de tierras palestinas rurales”. Diciembre de 2016: https://www.btselem.org/publications/summaries/201612_expel_and_exploit
  2. La escuela de “neumáticos para automóviles” está hecha de viejos neumáticos de automóviles desechados y barro, sellados con aceite de falafel. Fue diseñada en Milán como una estructura eco-climática: fresca en verano y cálida en invierno. Sus suelos de madera y sus paredes de arcilla la convierten en un ambiente extremadamente confortable, con un encanto específico muy querido por los niños.
  3. Corte Penal Internacional. “Declaración de la Fiscal de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda, sobre la situación en Palestina”. 17 de octubre de 2018: https://www.icc-cpi.int/Pages/item.aspx?name=181017-otp-stat-palestine  
  4. Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCAH). Datos sobre la demolición y el desplazamiento en la Ribera Occidental. Consultado el 27 de febrero de 2020: https://www.ochaopt.org/data/demolition  
  5. Magid, Jacob “En 2019 se produjo un pico en las demoliciones de casas palestinas por parte de Israel, según un grupo de derechos”. Times of Israel, 7 de enero de 2020: https://www.timesofisrael.com/2019-saw-spike-in-palestinian-home-demolitions-by-israel-rights-group-finds  y https://www.btselem.org/press_releases/20200106_2019_house_demolitions  
  6. “Conoce a Regacim, la “caridad’ de demolición de colonos de extrema derecha”. Morning Star, 2 de diciembre de 2020: https://morningstaronline.co.uk/article/f/meet-regavim-far-right-pro-settler-demolition-charity  
  7. Lubell, Maayan “Israel legaliza las casas de los colonos en tierras palestinas privadas”. Reuters, 6 de febrero de 2017: https://www.reuters.com/article/us-israel-palestinians-settlements-vote/israel-legalizes-settler-homes-on-private-palestinian-land-idUSKBN15L2F3  
  8. El Centro Jurídico para los Derechos de la Minoría Árabe en Israel. Documento de posición, “El uso de la 'buena fe' del Estado de Israel para confiscar tierras palestinas privadas en la Cisjordania ocupada - de mala fe”. Diciembre de 2019: https://www.adalah.org/uploads/uploads/Position_Paper_Good_Faith_English_December_2019.pdf  
  9. Heller, Jeffrey “Un tribunal israelí se alinea detrás de un asentamiento no autorizado”. Reuters, 29 de agosto de 2018: https://www.reuters.com/article/us-israel-palestinians-settlements/israeli-court-lines-up-behind-unauthorized-settlement-idUSKCN1LE0SX  
  10. Informe del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS) y Bimkom. "Al Jabal": Un estudio sobre la transferencia de refugiados beduinos de Palestina".  Consultado el 27 de febrero de 2020: https://www.unrwa.org/userfiles/2013052935643.pdf  
  11. Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCAH). Informe sobre las escuelas palestinas con órdenes de demolición pendientes, febrero de 2018. Estadísticas proporcionadas por el Grupo de Educación del Territorio Palestino Ocupado. Consultado el 27 de febrero de 2020: https://www.ochaopt.org/sites/default/files/wb_thematic_4_0.pdf  
  12. “Las autoridades israelíes se han salido con la suya durante años demoliendo escuelas primarias y preescolares en las comunidades palestinas”, dijo [...] Human Rights Watch. “La negativa del ejército israelí a emitir permisos de construcción y luego derribar escuelas sin permiso es discriminatoria y viola el derecho de los niños a la educación”. Las autoridades militares israelíes han demolido o confiscado edificios o propiedades escolares palestinas en la Ribera Occidental al menos 16 veces desde 2010, y desde 2016 se han producido 12 incidentes que han tenido como objetivo repetido algunas escuelas, según Human Rights Watch. Más de un tercio de las comunidades palestinas en el Área C, el 60% de Cisjordania donde el ejército israelí tiene el control exclusivo de la construcción en virtud de los acuerdos de Oslo de 1993, no tienen actualmente escuelas primarias, y 10.000 niños asisten a la escuela en tiendas de campaña, chozas u otras estructuras sin calefacción ni aire acondicionado, según la ONU. Alrededor de 1.700 niños tuvieron que caminar cinco o más kilómetros para llegar a la escuela debido al cierre de carreteras, la falta de caminos transitables o de transporte, u otros problemas, según estimaciones de la ONU para 2015. Las largas distancias y el miedo al acoso de los colonos o del ejército llevan a algunos padres a sacar a sus hijos de la escuela, con un impacto desproporcionado en las niñas. Informe de Human Rights Watch, 25 de abril de 2018: https://www.hrw.org/news/2018/04/25/israel-army-demolishing-west-bank-schools  
  13. Hass, Amira “La solución de Israel para el beduino expulsado: Entre el basurero y el depósito de chatarra”. Diario Haaretz, 11 de junio de 2018: https://www.haaretz.com/israel-news/.premium.MAGAZINE-israel-s-solution-for-expelled-bedouin-between-garbage-and-junkyard-1.6158225  
  14. Ibid.
  15. El documental de Solidaridad Jahalin “High Hopes” de Guy Davidi. Consultado el 27 de febrero de 2020: http://www.jahalin.org/high-hopes  
  16. IWGIA, Mundo Indígena 2019 (página 384). https://www.iwgia.org/en/documents-and-publications/documents/4-the-indigenous-world-2019/file  
  17. Bimkom. Las comunidades beduinas al este de Jerusalén - Una encuesta de planificación. Consultado el 27 de febrero de 2020: http://bimkom.org/eng/wp-content/uploads/jahalin/Abu Al-Helw and Um Ad-Deif.htm  
  18. Op. Cit. (13)
  19. El análisis jurídico ha calificado esto como una grave violación de los Convenios de Ginebra y, por lo tanto, como un crimen de guerra que está siendo examinado por la Corte Penal Internacional. Véase https://www.nrc.no/globalassets/pdf/reports/bedouin-rights-under-occupation.pdf y https://www.nrc.no/globalassets/pdf/legal-opinions/sassoli.pdf  
  20. “La comunidad beduina palestina lucha contra el desalojo por parte de Israel”. Memo Middle East Monitor, 24 de noviembre de 2014: https://www.middleeastmonitor.com/20141124-palestinian-bedouin-community-battles-eviction-by-israel/
  21. Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCAH). “Comunidades beduinas en riesgo de traslado forzoso”. Septiembre de 2014: https://www.ochaopt.org/content/bedouin-communities-risk-forcible-transfer-september-2014
  22. Porat, Yishai “Netanyahu ordena el traslado de beduinos de la carretera al Mar Muerto a estructuras permanentes en Jericó, Abu Dis”. 16 de noviembre de 2017: https://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-5043992,00.html  
  23. “Israel - Las inundaciones repentinas dejan 4 muertos, docenas de rescatados”. FloodList, 6 de enero de 2020: http://floodlist.com/asia/israel-floods-january-2020  
  24. Sobre los incendios forestales, The Times of Israel. Accedido el 27 de febrero de 2020: https://www.timesofisrael.com/topic/forest-fire/  
  25. “Israel lucha contra una nueva ola de incendios forestales en el día más caluroso del año”. The Times of Israel, 24 de mayo de 2019: https://www.timesofisrael.com/wildfires-resume-as-fire-service-blames-electrical-fault-for-some-blazes  
  26. “Incendios forestales en todo Israel, aviones de bomberos desplegados”. The Jerusalem Post, 26 de agosto de 2019: https://www.jpost.com/Breaking-News/Forest-fire-near-Beit-Shemesh-residents-evacuated-599752  
  27. “En lo alto de una colina había un cabrero solitario”. Revista Eretz, 26 de noviembre de 2017: https://www.eretz.com/wordpress/blog/2017/11/26/thel-lonely-goatherd  
  28. Malo, Sébastien “La bancarrota del agua se cierne sobre una de cada cuatro personas en todo el mundo, advierten los investigadores”. Reuters, 6 de agosto de 2019: https://www.reuters.com/article/us-climate-change-global-water/water-bankruptcy-looms-for-one-in-four-people-worldwide-researchers-warn-idUSKCN1UW12V  
  29. “El ejército israelí corta el suministro de agua al pueblo del Valle del Jordán”. Memo Middle East Monitor, 19 de septiembre de 2019: https://www.middleeastmonitor.com/20190919-israel-army-cuts-water-supply-to-jordan-valley-village  
  30. Centro de Desarrollo de MA'AN. Informe 2014, “Cultivando las Tierras Prohibidas”. Accedido el 27 de febrero de 2020: http://www.maan-ctr.org/files/server/Publications/FactSheets/FFL.pdf  
  31. El Centro de Desarrollo de MA'AN y los Comités Populares del Valle del Jordán. Informe de 2010, “Ojo en el Valle del Jordán”. (página 23). Accedido el 27 de febrero de 2020: https://www.maan-ctr.org/old/pdfs/Eyeon theJVReportFinal.pdf  
  32. Barghouti, Mustafá “Lo que el plan de Trump para Oriente Medio significa para los palestinos”. CNN, 31 de enero de 2020: https://edition.cnn.com/2020/01/30/opinions/trump-middle-east-peace-deal-proposal-apartheid-barghouti/index.html  
  33. Heller, Jeffrey “El Netanyahu de Israel anuncia un plan postelectoral para anexar el Valle del Jordán en Cisjordania”. Reuters, 10 de septiembre de 2019: https://www.reuters.com/article/us-israel-netanyahu/israels-netanyahu-announces-post-election-plan-to-annex-west-banks-jordan-valley-idUSKCN1VV21L  
  34. Americanos por la Paz Ahora. “De arrastrarse a saltar: Anexión en la era Trump-Netanyahu”. 25 de octubre de 2019: https://peacenow.org/entry.php?id=27412#.XjXCxGgzY2w  
  35. Landau, Noa “Hungría apoya a Israel en la lucha contra el llamado de la CPI a investigar los crímenes de guerra contra los palestinos”. Haaret< Diario, 11 de enero de 2020: https://www.haaretz.com/israel-news/.premium-hungary-backs-israel-in-fight-against-icc-call-to-probe-war-crimes-1.8381956  
  36. “Los EE. UU. negarán los visados a los miembros de la CPI que investiguen presuntos crímenes de guerra”. The Guardian, 15 de marzo de 2019: https://www.theguardian.com/us-news/2019/mar/15/mike-pompeo-us-war-crimes-investigation-international-criminal-court  
  37. “Los EE. UU. amenazan a la Corte Penal Internacional”. Human Rights Watch, 15 de marzo de 2019: https://www.hrw.org/news/2019/03/15/us-threatens-international-criminal-court
  38. “Israel: Ejército demoliendo escuelas de la Ribera Occidental”. Human Rights Watch, 25 de abril de 2018: https://www.hrw.org/news/2018/04/25/israel-army-demolishing-west-bank-schools  

Angela Godfrey-Goldstein es directora de Jahalin Solidarity, una organización palestina que creó para apoyar a los beduinos de Jahalin mediante la creación de capacidad y la promoción, especialmente en lo que se refiere a su desplazamiento forzoso, y para defenderse contra la ocupación israelí. Durante muchos años fue oficial de promoción de acciones en el ICAHD. El Comité Israelí contra las Demoliciones de Casas, y oficial de promoción para las bases de Jerusalén, habiendo sido previamente una activista medioambiental en el Sinaí, Egipto, donde vivió durante cuatro años con los beduinos. Junto con Eid abu Khamis Jahalin fue galardonada con el premio “Pacificador” de la Alianza para la Reconstrucción en 2018. Un capítulo que escribió sobre su trabajo durante los últimos 20 años con los beduinos fue publicado en 2018 por Veritas en el libro de mayor venta “Defending Hope - Dispatches From The Front Lines In Palestine And Israel” (En defensa de la esperanza: mensajes del frente en Palestina e Israel).

 

Este artículo es parte de la 34ª edición de El Mundo Índigena. La publicación es un resumen de los principales acontecimientos que los pueblos indígenas han vivido. Descarga El Mundo Indígena 2020 aquí

 

CONTINÚA CONECTADO

Sobre nosotros

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) es una organización global de derechos humanos dedicada a promover, proteger y defender los derechos de los pueblos indígenas. Conócenos

 

 

Mundo Indígena

Nuestro anuario, El Mundo Indígena, ofrece un informe actualizado de la situación de los pueblos indígenas en todo el mundo. Descargar El Mundo Indígena

Reciba información actualizada mensualmente cuando se suscriba a nuestro boletín de noticias

Contáctanos

Prinsessegade 29 B, 3er piso
DK 1422 Copenhague
Dinamarca
Teléfono: (+45) 53 73 28 30
Mail: iwgia@iwgia.org
CVR: 81294410

Informar posible mala conducta, fraude o corrupción

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto