Derechos de Los Pueblos Indígenas - La Cooperación de Dinamarca y Bolivia

Número de páginas: 126
ISBN: 978-87-91563-79-9
País: Bolivia
Región: Latin America, América Latina
Año de lanzamiento: 2010

Etiquetas: Acción Climátca, Derechos Territoriales, IWGIA

El 31 de diciembre de 2009 y luego de 10 años de duración, concluyó el programa de apoyo de Dinamarca a los derechos indígenas de Bolivia. El programa, que planteó el apoyo a los pueblos indígenas “para lograr el pleno ejercicio de sus derechos económicos, políticos, sociales y culturales” logró resultados notables. Para analizar este proceso y los resultados generales del programa, especialmente en los últimos cinco años, la Embajada de Dinamarca en Bolivia encargó a IWGIA la elaboración de un estudio que sistematice las experiencias de este programa. El informe, accesible en castellano e inglés, resume los imponentes resultados del programa que se desarrollaron en tres ejes: El saneamiento y titulación de tierras fue la columna vertebral de todo el programa. El más costoso y con mayores complicaciones pues apuntó a cambiar radicalmente la situación de tenencia de la tierra, motivo de innumerables conflictos e injusticias en el país. La cooperación danesa fue una de las pocas que asumió el reto y al término del programa se constató que, de las 14 millones de hectáreas legalizadas a favor de los pueblos indígenas de Bolivia, 11.300.000 se titularon con el apoyo de Dinamarca. Se llevó también adelante un segundo componente, muy ligado a la titulación de tierras, y es el apoyo a la gestión territorial de los recursos que ahora están en manos de las comunidades indígenas (GTI). Diferentes reformas agrarias en el Continente han fracasado justamente por no darle continuidad con acciones como las que aquí se plantearon. Actualmente de 29 TCO que existen en tierras bajas, 27 ya cuentan con Planes de Gestión Territorial Indígena. Como resultado de este ejercicio de gestión de sus territorios, las organizaciones indígenas se fortalecieron, cualificaron sus recursos humanos, diseñaron los instrumentos operativos para la gestión de sus territorios, lograron permear las instancias municipales y prefecturales para insertar sus demandas más urgentes, se articularon a instituciones privadas nacionales e internacionales y establecieron, junto al gobierno nacional, las condiciones para su propuesta de desarrollo comunitario. Durante la ejecución del ADPI, las normas fundamentales para garantizar la gestión de las TCO se incorporaron en la nueva Constitución Política del Estado, entre ellas, la conformación de las autonomías indígenas. Un enfoque decisivo en el éxito de estos dos componentes del programa, ha sido el involucramiento tanto de las instancias del Estado como de la sociedad civil, a través de las organizaciones indígenas e instituciones técnicas de apoyo. Esta “doble estrategia” ha sido particularmente valorada por diferentes sectores de la sociedad boliviana y la cooperación internacional. Sin embargo, no siempre ha dado los mismos resultados. Se aprendió que es fundamental el fortalecimiento de las organizaciones indígenas no sólo desde su calidad de organización política sino también técnica. Efectivamente, la organización indígena del Oriente de Bolivia fue apoyada desde ambas perspectivas con énfasis en el fortalecimiento técnico de la organización central y sus regionales. Un tercer componente ha sido la transversalización de los derechos indígenas en las diferentes esferas gubernamentales. Es decir, que las demandas, los derechos indígenas no se circunscriban a una entidad específica del Estado, sino que sean considerados en todos los organismos públicos. Este programa logró su mayor impacto luego de la toma del gobierno por parte de Evo Morales. La nueva Constitución Política de Bolivia modificó las bases del modelo económico y político del Estado. A través de la instauración de la Asamblea Plurinacional y la modificación de leyes relacionadas al uso forestal, de aguas y minería entre otros, se esperaría la consolidación de los derechos indígenas, específicamente en la gestión de sus territorios. La cooperación internacional, y en particular la de Dinamarca, han sido decisivas para el cumplimiento de los derechos indígenas. Y si bien el país ha logrado –con muchas dificultades- una estabilidad política, la implementación de las autonomías indígenas y el aprovechamiento de los recursos naturales de los territorios indígenas pueden llegar a ser fuentes de conflictos. Es por ello fundamental que la cooperación internacional acompañe de cerca durante los próximos años la consolidación de los derechos de los pueblos indígenas alcanzados en Bolivia, el fortalecimiento de las organizaciones indígenas así como de estas nuevas entidades “autonómicas”. El Ministro de Autonomías de Bolivia, Carlos Romero Bonifaz señala en el prólogo del informe el papel trascendente de la cooperación danesa en la titulación de tierras los pueblos indígenas y “el impacto del mismo en el actual momento constitutivo y de profundas transformaciones estructurales en nuestro país”.
Descargar la publicación

Sobre nosotros

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) es una organización global de derechos humanos dedicada a promover, proteger y defender los derechos de los pueblos indígenas. Conócenos

 

 

Mundo Indígena

Nuestro anuario, El Mundo Indígena, ofrece un informe actualizado de la situación de los pueblos indígenas en todo el mundo. Descargar El Mundo Indígena 2019

Contáctanos

Prinsessegade 29 B, 3er piso
DK 1422 Copenhague
Dinamarca
Teléfono: (+45) 53 73 28 30
Mail: iwgia@iwgia.org
CVR: 81294410

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto