• Pueblos indígenas en la República Centroafricana

    Pueblos indígenas en la República Centroafricana

    Hay tres grupos indígenas en la República Centroafricana (RCA): los M'bororo Fulani, los Aka y los Litho. CAR votó a favor de la UNDRIP en septiembre de 2007 y ratificó el Convenio 169 de la OIT en agosto de 2010. Fue el primer y único Estado africano en ratificar este Convenio. El 11 de agosto de 2011, de conformidad con los términos de la Constitución de la OIT, el Convenio entró en vigor.

El Mundo Indígena 2021: República Centroafricana

La República Centroafricana (RCA) se encuentra en el corazón del continente africano, lejos de cualquier costa. Atraviesa el ecuador, por lo que goza de un clima tropical. Su ecosistema comprende la sabana y estepa en el norte, el bosque de galería en el centro y la selva tropical en el sur.

En la República Centroafricana viven tres grupos indígenas: los M’bororo Fulani, los Aka y los Litho.

Los M’bororo Fulani son generalmente pastores nómadas. Viven en las prefecturas de Ouaka en el centro-este, M’bomou en el sureste y Lobaye en el suroeste. El censo de 2003 estimó su población en 39.299 individuos, es decir, alrededor del 1 % de la población total. Tienen una fuerte presencia en las zonas rurales donde representan el 14 % de la población global, frente al 0.2 % en las zonas urbanas. Sin embargo, las constantes crisis militares y políticas en la República Centroafricana desde 2013 han perturbado profundamente su modo de vida pastoril. Los M’bororo se ven cada vez más atraídos por un estilo de vida sedentario y optan por la agricultura para sobrevivir.

Se desconoce el número exacto de Pigmeos Aka, pero se calcula que son decenas de miles. Alrededor del 90 % de ellos viven en los bosques, que consideran su patrimonio y donde desarrollan sus actividades tradicionales de caza, recolección y pesca. Los Aka viven en las prefecturas de Lobaye, Ombella Mpoko y Sangha-Mbaéré, en el suroeste, y Mambéré Kadéi, en el oeste.

Los Litho son un grupo minoritario situado en el norte del país. Son seminómadas y practican la agricultura, la caza, la recolección y la pesca.

La República Centroafricana votó a favor de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas en septiembre de 2007 y ratificó el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en agosto de 2010. Fue el primer y único estado africano en ratificar este convenio. El 11 de agosto de 2011, en virtud de la Constitución de la OIT, el convenio entró en vigor.

Las consecuencias de la crisis de 2013

En 2013 estalló una rebelión armada en la República Centroafricana que arrebató el poder al Estado. Esto dio lugar a un periodo de múltiples y graves violaciones de los derechos humanos que incluían, entre otras cosas, saqueos, robos, asesinatos y rescates. Gran parte de la zona geográfica ocupada por los M’bororo fue el escenario de la guerra para los grupos armados de entonces, que secuestraron y pidieron rescate a los M’bororo.

Las consecuencias de la crisis de 2013 aún pueden verse hoy en día. Los M’bororo son grupos abrumadoramente desplazados, conocidos como personas desplazadas internamente (IDP). Han perdido prácticamente todos sus medios de vida, incluido su ganado. Viven en la más absoluta vulnerabilidad, ya sea en los emplazamientos para desplazados, en sus aldeas donde se les llama “repatriados”, o en las nuevas aldeas donde han optado por asentarse para protegerse de los grupos armados y otros bandidos que siguen pidiéndoles rescate y saqueando su ganado.

Lo mismo ocurre con los Aka, que tradicionalmente viven en zonas forestales pero que se han visto obligados a abandonar el bosque para unirse a otras comunidades. La situación es difícil para ellos y también se encuentran vulnerables sin los recursos del bosque de los cuales dependen.

Teniendo esto en cuenta este panorama, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) encargó en 2020 un estudio para evaluar las condiciones de vida de las poblaciones indígenas en la República Centroafricana en general, con el fin de llamar la atención de la comunidad internacional y nacional sobre su difícil situación. El informe de este estudio aún no se ha publicado.

Las elecciones de 2020

En 2020, todas las miradas nacionales e internacionales estaban puestas en las elecciones presidenciales y legislativas de la República Centroafricana. Por tanto, las prioridades financieras, políticas y jurídicas giraban en torno a estas elecciones y se prestaba muy poca atención a las cuestiones relacionadas con los derechos de los indígenas. Lamentablemente, no hubo ninguna movilización electoral de los pueblos indígenas por parte del gobierno, los donantes u otros actores que trabajan con ellos, y no se tomaron iniciativas para animar a los indígenas a registrarse como votantes y candidatos.

COVID-19

El COVID-19 fue uno de los principales acontecimientos del año en la República Centroafricana, pero, una vez más, las preocupaciones y los derechos particulares de las comunidades indígenas se pasaron por alto en gran parte. El gobierno no adoptó ninguna medida específica en relación con las comunidades indígenas. Todavía no existe un plan nacional para la atención o la protección de las poblaciones indígenas en caso de que el COVID-19 se extienda entre ellas, y esto es muy preocupante.

Las organizaciones no gubernamentales (ONGs) -como el Centro de Información Medioambiental y Desarrollo Sostenible (CIEDD), la Red Global de Ecoaldeas de la República Centroafricana (GEN-RCA) y la Casa del Niño y la Mujer Pigmeos (MEFP)-— fueron las primeras en abogar por la inclusión de las comunidades indígenas en el plan nacional de respuesta a la enfermedad. Estas mismas organizaciones han movilizado recursos para realizar visitas de campo con el fin de informar a las poblaciones indígenas sobre la enfermedad, en particular sobre sus síntomas y medidas preventivas. Esto ha permitido a las comunidades conocer mejor la pandemia, cumplir mejor las medidas preventivas y obtener equipos de protección y equipos de lavado de manos.

Estas acciones se dirigieron especialmente a los Aka situados en la zona forestal. Los M’bororo no fueron realmente el objetivo de las ONGs debido a su movilidad durante ciertas temporadas y a la lejanía de sus emplazamientos o aldeas, con escasa inseguridad.

Algunos puntos destacados para las comunidades indígenas

A pesar de esta situación, las poblaciones indígenas de la República Centroafricana han realizado importantes avances. El Código de Gestión de la Fauna Silvestre y las Áreas Protegidas[1] fue aprobado por la Asamblea Nacional en 2020 y los derechos de las comunidades indígenas se incluyeron de forma destacada. Los trabajos de revisión de los códigos medioambiental[2] y forestal[3] comenzaron en 2020 y continuarán en 2021. Estas revisiones serán importantes para las comunidades indígenas. Por último, en 2020 debería haberse debatido en la Asamblea Nacional una política forestal nacional que incorpore las preocupaciones de los pueblos indígenas. Sin embargo, la sesión parlamentaria en la que podría haberse aprobado el proyecto no tuvo lugar.

Jean Jacques Urbain Mathamale es abogado de formación y activista de derechos humanos que trabaja desde 2008 para promover y proteger los derechos de los pueblos indígenas en la República Centroafricana. Participó en la publicación del Informe sobre la situación de los pueblos indígenas en los bosques de la RCA en 2009. Es miembro del Comité de Redacción del proyecto de ley de promoción y protección de los derechos de los pueblos indígenas y consultor de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos y la Buena Gobernanza de la RCA con el objetivo de elaborar, entre otras cosas, un proyecto de plan de acción nacional para la aplicación del Convenio 169 de la OIT. Ha realizado varias intervenciones en el contexto de las reformas legales. En 2020, actuó como consultor del Programa Mundial de Alimentos en el estudio sobre los medios de vida de las comunidades indígenas (Fulani) en la República Centroafricana. Es coordinador del Centro de Información Medioambiental y Desarrollo Sostenible (CIEDD), uno de cuyos objetivos es abogar por las comunidades indígenas para que apliquen proyectos, programas y políticas en sus comunidades.

 Este artículo es parte de la 35a edición de El mundo indígena, un resumen anual producido por IWGIA que sirve para documentar e informar sobre los desarrollos que han experimentado los pueblos indígenas. Encuentra El Mundo Indígena 2021 completo aquí

Notas y referencias

[1] Presidencia de la República, República Centroafricana. “Portant Code de Gestion de la Faune et des Aires Protegees en Republique Centrafricaine”. Disponible en https://www.apvrca.org/index.php/225-code-de-la-faune/file

[2] Journal Officiel de la Republique Centrafricane. “Edition Speciale Loi Portant Code de l’Environnement de la Republique Centrafricaine”. Marzo de 2008. Disponible en http://extwprlegs1.fao.org/docs/pdf/caf105925.pdf

[3] Droit Afrique. “République Centrafricaine Code forestie.”. 17 de octubre de 2008. Disponible en http://www.droit-afrique.com/upload/doc/rca/RCA-Code-2008-forestier.pdf   

CONTINÚA CONECTADO

Sobre nosotros

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) es una organización global de derechos humanos dedicada a promover, proteger y defender los derechos de los pueblos indígenas. Conócenos

 

 

Mundo Indígena

Nuestro anuario, El Mundo Indígena, ofrece un informe actualizado de la situación de los pueblos indígenas en todo el mundo. Descargar El Mundo Indígena

Reciba información actualizada mensualmente cuando se suscriba a nuestro boletín de noticias

Contáctanos

Prinsessegade 29 B, 3er piso
DK 1422 Copenhague
Dinamarca
Teléfono: (+45) 53 73 28 30
Mail: iwgia@iwgia.org
CVR: 81294410

Informar posible mala conducta, fraude o corrupción

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto